26 de febrero de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2013: crónica del jueves 17

Ovación para Jodorowsky's Dune
Jodorowsky's Dune
Jodorowsky’s Dune

La israelita Big Bad Wolves dio inicio a una jornada del Festival de nuevo marcada por fallos en la organización. Es una suerte de violenta comedia negra en la cual un profesor es acosado por un policía que sospecha que es un criminal agresor de varias niñas. Se permite dar varias collejas a las instituciones policiales de su país en su muy bien cerrado desenlace de un modo imprevisto. De las preferidas de Quentin Tarantino este año, según parece.

No puede decirse tan alegremente que Only Lovers Left Alive sea estrictamente una incursión por parte de Jim Jarmusch en el género vampírico ya que, aunque sus protagonistas sean chupasangre, se trata más bien de una excusa ya que sus intereses parecen ir por otros derroteros. El vampiro protagonizado por Tom Hiddleston empieza el filme sopesando su suicidio y por suerte el contrapunto del personaje de Tilda Swinton le hará repensarse su idea, mientras valoran la crisis económica, la música rock y el estado de la humanidad (muy apropiadamente referidos por ellos como «zombis»). Los seguidores de su director la disfrutarán con facilidad, el resto, no pongo la mano en el fuego.

Jodorowsky’s Dune es un magnífico documental en una tarde que el Auditori le dedicó al psicomago chileno y que explora la que es, posiblemente, la película jamás realizada que mayor influencia a tenido en proyectos posteriores de todos los tiempos. Mantiene todo el metraje un halo romántico en torno a un proyecto imposible y a la figura de su director, que a pesar de la fama que le otorgaron otros proyectos tanto en cine como en muchos otros campos, perdió la oportunidad de oro de haberse convertido en una leyenda puramente del celuloide, algo que si lograron otros ilustres colaboradores en el proyecto (desde Dan O’Bannon hasta H.R. Giger). Ovación merecidísima, a Cheap Thrills le ha salido una dura competidora en lo que a Premio del Público respecta (los jurados de Sitges sueles ser tan suyos que los premios a la sección oficial son impredecibles).

También se proyectó la última película del realizador chileno, La danza de la realidad, que tiene un estilo y una estética que parece haberse quedado anclada en el tiempo y que hubiera resultado mucho más rompedora allá en los 70. Pero se muestra Jodorowsky tan sincero en contar capítulos de su infancia, mezcla de recuerdos y fantasías, y le pone tanta pasión a los discursos que da su personaje, que uno no puede evitar caer, aunque sea en momentos concretos, rendido a sus pies.

En una edición donde hemos disfrutado de muy poquito terror sentó como agua de mayo Mr. Jones, de Karl Mueller, un found footage con un planteamiento estupendo: una pareja descubre el lugar de residencia de un mítico artista oculto siempre a la vista del publico como si de un Bansky se tratara. Sus figuras suelen tener un aspecto bastante espantoso, y todo tiene una explicación en la que se mezclan conceptos como el habitante en la morada de la Sociedad Teosófica o el mismísimo Cerbero. Pero pasada su primera mitad no termina de mantener el nivel y se pierde en una pesadilla visual llevada de un modo un poco pobretón.

En la proyección en el Prado de The Rambler se volvieron a sufrir los irritantes problemas técnicos ya habituales y que provocaron los enésimos retrasos en las proyecciones. En fin… La película de Calvin Lee Reader, tiene un inicio sensacional, en la cual un vagabundo interpretado por Dermot Mulroney sale de la cárcel y comienza un periplo en busca de la casa de su hermano, mientras que poco a poco se va metiendo en una pesadilla -aderezada con mucho humor negro- cada vez más surrealista. Poco a poco vamos conociendo su purgatorio interior provocado por su culpa. Otro síndrome este año, los títulos con ejemplares planteamientos que se diluyen poco a poco a quedar en muy poco, casi nada.

ESPECIAL FESTIVAL DE SITGES 2013