26 de febrero de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2012: crónica del viernes 5

Vuelve Don Coscarelli con John Dies at the End
John Dies at the End
John Dies at the End

Holy Motors es el espectacular retorno de Leos Carax a la dirección, con una muestra de cine apasionado y visceral, con un Denis Lavant todoterreno y poderosísimo. Un actor pasea en limusina por la ciudad acompañado por su chófer para convertirse en personajes a punto de vivir un momento de especial intensidad en su vida, respondiendo a los designios de un poder superior que bien podría tratarse de la misma ciudad. Los nueve segmentos son de una intensidad asombrosa, plásticamente hipnótica, mitológicamente atractiva. Portentosa.

El esperadísimo retorno de Don Coscarelli a la dirección con John Dies at the End se dividió de forma desigual, con un primer acto muy divertido que nos presenta un mundo lleno de terror y comedia con un claro regusto ochentero, y una posterior sucesión de eventos cómico-terroríficos desiguales. Es divertida, pero tiene el defecto de desinflarse y eso hace que la percepción definitiva de la misma no sea excesivamente redonda.

Compliance, de Craig Zobel, es un ejercicio de tensión psicológica dentro de un entorno laboral. A la pobre Becky, empleada de un fast food de Ohio, la cual supuestamente ha cometido un robo, se lo hacen pasar fatal su jefa e incluso algunos compañeros de trabajo cuando, a través de un contacto vía telefónica con un policía la obligan a hacer más de uno y de dos actos humillantes en pos de esclarecer el posible delito. Le falta algo de mordiente, pero se deja ver con interés.

Interesante también es The Exorcist in the 21st Century, de Fredrik Horn Akselsen, colección de entrevistas y algunos eventos protagonizados especialmente por el popular exorcista José Antonio Fortea, el cual da su particular visión de su trabajo a la vez que son nos presentan víctimas de supuestas posesiones demoníacas. El resultado final, con franqueza, es casi una puesta en escena de un mundo cargado de supersticiones e ignorancia con muchos críticos dentro de la propia Iglesia Católica que llega a irritar en algunos momentos.

Empieza como un tiro God Bless America de Bobcat Goldwaith, en la cual un hombre aquejado de un tumor cerebral, harto del mundo en el que vivimos, se pone manos a la obra y antes de terminar su paso en este mundo decide llevarse con él a los participantes de reality shows absurdos, presentadores de televisión incitadores al odio, y demás pseudo-estrellas de la nada a tiro limpio, asqueado del estado en que se encuentra nuestra civilización. En sus andanzas de verá acompañado de una adolescente con motivaciones parecidas. Mezcla demasiados tonos e incluso géneros a partir de su segundo tramo y el resultado no termina siendo el esperado, pero resulta de todos modos muy recomendable.

Junkie, de un clásico del Festival como Adam Mason, es una película de bajo presupuesto en el que un yonqui decide abandonar la heroína pero es presionado por su colega Nikki para que cambie de opinión. Su último viaje mezclará zombies, asesinatos, sexo, y una impagable aparición de su padre, interpretado por el habitual del cine de Mason Andrew Howard. Es desigual y no termina de fluir del todo bien.

ESPECIAL FESTIVAL DE SITGES 2012