26 de febrero de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2012: crónica del martes 9

Cosmopolis, otra muestra del talento de Cronenberg
Cosmopolis
Cosmopolis

Polémico inicio de jornada debido al nuevo título de David Cronenberg, Cosmopolis, adaptando la novela de Don DeLillo. Nada parece dejado al azar en este nuevo trabajo del director canadiense, desde la elección de Robert Patttison – curiosamente famoso por haber interpretado a un «muerto en vida»- se pone en la piel de la encarnación del capitalismo salvaje, un verdadero hombre-rata. Como si de una encarnación de un concepto se tratara viaja por la ciudad gracias a su limusina y vemos como se relaciona con su entorno, ya sea con su fría esposa, con el mundo de la música popular, con su maestra en técnicas económicas intimidatorias, incluso con el hombre que desea acabar con él. Toda ella dividida en diferentes segmentos, al estilo de Holy Motors, de la cual parece su hermana malvada. Es fría, dura y pesada y no será del agrado de todos los paladares, incluso varios discursos que evoca resultan bastante discutibles, pero es una nueva y contundente muestra de uno de los talentos cinematográficos más importantes de la historia, y merece ser digerida dedicándole su tiempo.

Durante años se rumoreó que iba a realizarse un remake de ¿Quién puede matar a un niño?, pero tal propuesta siempre quedaba aparcada en parte gracias a variaciones del tema que se desenvolvían con mejor solutra en los tiempos que corren (Como The Children, de Tom Shankland). Ahora, sin venir a cuento y sin que nadie la haya pedido, desde Mexico nos llega Juego de niños, del mexicano Makinov, que prácticamente copia salvo ligeras y nada importantes variaciones el clásico de culto de Chicho Ibáñez Serrador. No aporta absolutamente nada a la original, está peor interpretada, visualmente es fea de narices y tiene cero encanto. Hora y media de mi vida que jamás recuperaré.

Por si no hubiera tenido bastante con el «cine que descoloca» de Rob Zombie, de nuevo la sensación de estupor recorrió todo mi cuerpo al visionar la ultra-recomendada por Ángel Sala Barberian Sound Studio, de Peter Strickland. Lo que comienza siendo una historia que parece que va a desembocar en una nueva muestra de cine dentro del cine pero enfocado hacia la labor de los trabajadores de los efectos de sonido, en sus últimos treinta minutos la realidad de la historia que se nos está contando comienza a ser cuestionada cuando se desdobla y empieza a exhibirse en varios niveles. Quizá está llena de códigos cifrados para el gremio del sonido e indetectables para el resto, puede ser simplemente que pretenda ser simbólica pero resulta críptica, lo cierto es que no terminé de situarme con su status final, en la cual el arte parece ya no imitar, sino recrear a la propia vida, y a cuestionarla. Ahora bien, como experiencia resulta interesante, plásticamente es agradable y realmente sus virguerías con el sonido y la imagen se disfrutan.

Efectiva, ni más ni menos, resulta Deranged, de Park Yeong Woo, muestra de cine de catástrofe coreano la cual mantiene un ritmo y una tensión elevada pero cae con frencuencia en el drama familiar, efectivo para crear tensión pero un poco irritante por momentos. Tiene la fórmula A-B-C del género -todos sabemos como va a ir evolucionando,, más o menos- y se sigue con interés, aunque si se hubiera regalado un poco más con los brutales efectos que el parásito causante de la epidemia tiene en sus víctimas, podría haber resultado mucho más sobrecogedora – lo resulta las pocas veces que incide en ello-. Un mata-tardes muy distraído de los de toda la vida.

Aunque la jornada no resultó especialmente espectacular, se cerró de forma satisfactoria con The Seasoning House, de Paul Hyett, en la cual en la Serbia de los 90, asolada por la gerra, una muchacha sordomuda es secuestrada y obligada a trabajar en un burdel drogando y limpiando a las chicas secuestradas. Pero cuando entable amistad con una de ellas, empezará a fraguarse su venganza. Dura y violenta, funciona a la perfección, gracias a su ritmo e intensidad.

ESPECIAL FESTIVAL DE SITGES 2012