26 de febrero de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2009: crónica del jueves 8 (I)

La sorpresa saltó con The House of the Devil
House of the Devil
The House of the Devil

El Festival de Sitges no es precisamente el lugar más adecuado para dar con una comedia romántica –en principio un género diametralmente opuesto a lo que habitualmente se ve en las pantallas por estos lares- que para más inri termina siendo una de las más agradables sorpresas de la temporada. Timer, de la debutante Jac Schaeffer, narra la historia de una mujer –Emma Caulfield, la Anya de Buffy Cazavampiros– desesperada por encontrar pareja en un universo donde esta es detectada a través del Timer, un aparatito que calcula el tiempo que queda para que tu media naranja entre en tu vida. Los habituales clichés del género en este caso con un ligero toque de ciencia ficción permiten originales juegos de confusión emocional de los protagonistas, -más si tomamos el Timer como metáfora de las convenciones sociales en cuyo caso el final disgustará a más de uno, yo aun no lo tengo muy claro.

Otro triunfador de Cannes este año que también ha presentado su nueva obra es Brillante Mendoza, que con su Kinatay se está ganando a la crítica de medio mundo. El filme narra el exhaustivo seguimiento de la noche de iniciación de un muchacho –estudiante de policía- dentro de una banda criminal que quiere deshacerse de una stripper. El naturalismo extremo de su narración resulta un tanto incómodo en ocasiones, pero termina siendo un triunfo debido a como termina, tras cocerse a fuego lento, impactando no tanto por la crudeza de su violencia, si no por su aceptación de los hechos que ocurren ante el espectador, ante los que, una vez en la piel del protagonista, no queda más remedio que aceptar.

La sorpresa de la temporada, para un servidor, ha sido The House of the Devil, y digo sorpresa debido a que su director, Ti West, no había sido hasta el momento precisamente santo de mi devoción. Pero el director de las infumables The Roost y Trigger Man se ha salido por la tangente con este curiosísimo homenaje a las TV Movies de terror. ¿Recuerdan los que tengan un poquito de edad como nos colaban de vez en cuando aquellas tardes de domingo algún telefilme de género? En sus créditos, en su montaje, en su banda sonora, incluso en la belleza de su protagonista (Jocelin Donahue, a medio camino entre Brooke Adams y Karen Allen) o en los cameos (Dee Wallace, Tom Noonan) el filme es reminiscente del estilo de aquellos productos mucho más modestos que sus hermanas mayores de la pantalla grande y de intenciones también más humildes. Pero más allá del estilo, la historia de “niñera-en-casa-con-extraños-ocupantes” es sencilla y efectiva.

La película de la jornada, nuevamente, fue para Johnnie To y su Vengeance. De nuevo, casi una secuela “espiritual” de The Mission y Exiled, narra la historia de un grupo de asesinos a sueldo, encabezados por Anthony Wong, que son contratados por un hombre (Johnnie Hallyday, sorprendente) cuya hija ha sufrido un ataque por parte de unos criminales que han acabado con la vida de su marido e hijos. De nuevo, las espectaculares escenas de acción se combinan con las referencias a la amistad y el honor. No lo hay entre ladrones, pero sí, y mucho, entre asesinos. Haberme descubierto el cine de este director es algo que agradeceré a este Festival por toda la eternidad.

Otro éxito del día fue, en pase nocturno, Black Dynamite, de Scott Sanders, divertidísima parodia de la blaxploitation sementera protagonizada por Michael Jai White. Las aventuras de un policía muy duro e irresistible para las mujeres tratando de limpiar su barrio de drogas le llevaran a enfrentarse a gangsters, karatecas y a un supervillano muy especial. Sabe hace un buen uso del humor cinematográfico, como los ZAZ de antaño, y es un título ideal para las sesiones nocturnas.

ESPECIAL SITGES 2009