29 de mayo de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2008: crónica del viernes 3

Jörg Buttgereit presentó un pase especial de Nekromantik
Crows Zero
Crows Zero

Para empezar el día, un servidor se presentó en la rueda de prensa concedida por los responsables de la película Transsiberian en el Hotel Melia, que participa fuera de concurso, entre los que se encontraba el director Brad Anderson, habitual del festival con películas como Session 9 o el capitulo de Masters of Horror: Sound Like, los actores estrella Woody Harrelson y Eduardo Noriega y dirigiendo la rueda de prensa se encontraba Ángel Sala y Carlos Fernández. Poco iba a hacer en una rueda de prensa sobre una película que no he visto ni he podido ver aunque todo señala a un interesante trhiller psicológico y criminal de atmosfera paranoica y ambientado en el claustrofóbico escenario del famoso tren transiberiano.

El tren, como cualquier otro medio de transporte de masas a largas distancias, lleva tiempo siendo un escenario ideal para una trama de suspense como ya explotó maestros como Alfred Hitchcock. Un escenario cerrado, un viaje largo en un paisaje helado como Siberia y pocos escondites y escapatorias para cualquier peligro que suceda. Un Woody Harrelson de pocas palabras contó que utiliza habitualmente los trenes cuando está en Nueva York y ha confesado que el rodaje fue «claustrofóbico». En cambio para el español Eduardo Noriega, que se mostró más locuaz que su compañero, nos cuenta que para él, «el tren tiene algo muy cinematográfico, siempre hay un cambio, algo que nos encontraremos en la última estación, de la que no salimos como cuando iniciamos el viaje».

Brad Anderson nos desveló que el guión de la película estaba basada en su propia experiencia en un viaje que realizó en el transsiberiano en el pasado. «Hice el trayecto del transiberiano hace veinte años, cuando me gradué, y son siete días de viaje claustrofóbico entre Pekín y Moscú, en pasillos muy estrechos en los que apenas caben dos personas y con compartimentos muy pequeños, en el guión añadí algunas licencias para incrementar esa atmósfera paranoica» sin embargo añade «para la mayoría de actores resultó más placentero, pues se rodó en un estudio en Lituania, con paredes móviles, aunque intenté recrear esa atmósfera siniestra y terrorífica».

Los actores respondieron a las preguntas dirigidas a sus personajes, un simpatico Woody Harrelson nos cuenta que «encantado por dar vida a un personaje que resulta muy inocente». Eduardo Noriega, nuevamente más hablador, respondió con que estaba muy satisfecho con su trabajo en esta película sin temer que le etiqueten de seductor «había un personaje que construir, lejos del trabajo más de tipo técnico que requería En el Punto de Mira». En cuanto a la experiencia de una película con reparto internacional quien llevaba la voz cantante fue Eduardo Noriega bastante encantado de su experiencia de rodar en inglés «es un proceso que arranca incluso antes de participar en películas en inglés, con papeles en filmes de Alejandro Amenábar, Marcelo Piñeiro o Guillermo del Toro, que han tenido éxito y me han dado a conocer fuera de España. Rodar en otro idioma es una dificultad añadida, porque no tienes la misma relación con otro idioma que con el castellano, pero intento que la lengua no sea un problema así que el reto está en sentirte libre a la hora de improvisar y poder volver de nuevo al texto del guión». Comparó su experiencia con el rodaje en catalán de Petit Indi de Marc Recha en varias ocasiones. Hasta aquí mi presencia en esta rueda de prensa.

Más tarde tuve suerte, o desgracia según se mire (Digo desgracia por que no todos pueden tener estomago para visionarla), de acudir a la reposición del clásico del gore y mal gusto Nekromantik de Jörg Buttgereit, en una de las pocas ocasiones en que alguien puede verla en pantalla grande. Debo decir que es una de esas películas clásicas que todo goremaniaco debe ver para llamarse así. Rodada casi sin presupuesto con escenas conseguidas en lo que a la temática del filme se refiere, la necrofilia.

Tras la proyección el director Jörg Buttgereit nos dedicó un rato al público para resolver dudas y preguntas. En esta ocasión encontré un público más animado a preguntar, así como varios personajes que en breve os narraré. El señor Buttgereit nos confesó, entre otras cosas, que la película tenía un objetivo en concreto «Esta película fue concebida como una protesta en contra de la censura del cine de terror y explotaba una temática muy presente en este género como es la relación entre el amor y la muerte, el eros y el tanatos».

Un fin loable como el que más tratándose de Alemania donde hay una fuerte censura. Por otro lado respondió a la duda sobre que público o que clase de audencia es la que esperaba recibir la película dado sus contenidos «No podiamos saber que tipo de gente iría a ver la película, esta iba dirigida a los censores, no podiamos preveer que tipo de audiencia ibamos a recibir». Es aquí más o menos cuando le toca preguntar una señora con estética punk que preguntó textualmente: “Hola, yo vi su película hace veinte años y debo confesar que me sentí muy cachonda al verla ¿Debo considerarme una pervertida por ello?” a lo que el director respondió amablemente con «La película era más bien romantica desde mi punto de vista. Las escenas de sexo no pretendía que fueran pornográficas sino trataba de plasmar el romance que tienen los amantes con el cuerpo». En fin, una anécdota más.

También se aprovechó la ocasión de que el director en persona nos confirmará alguno datos de la dirección y producción de la película como el tiempo en que se tardó en hacerla <>«Dos años, ninguno del equipo cobraba sueldo por el rodaje y se trabajaba solo los fines de semana», también resolvió algunas dudas sobre el presupuesto «No hubo presupuesto, en cuanto a los efectos especiales la mayoría de las cosas las conseguía el productor que le salían gratis, lo más caro fue comprar el cuerpo que por entonces tenía un valor de 190 euros» Era de preever en este coloquio que alguien preguntara por la grabación de la muerte de animales en la película si eran de verdad, en concreto un conejo sacrificado en una carnicería y un gato asesinado a manos del enfermizo protagonista «Ningún animal sufrió daños durante el rodaje de esta película, salvo el conejo pero el que lo mató era un carnicero que ejercía su oficio por lo que no se atentó contra la fauna. Lo que me llevó a rodar esa escena era poder crear unas sensaciones más reales para el espectador que ve la película».

Por ultimo, hablamos del presente y el futuro de este director alemán en lo cual nos confirma que no hay expectativas de que se realice un remake de esta película. Por otro lado está inmerso en varios proyectos tanto de cine como en teatro «Acabo de terminar de rodar un documental que hace un repaso a las monster movies por el que acudí al cine de muchas nacionalidades de este género y que con suerte podré presentarla el año que viene en este festival; por otro lado en el teatro estoy preparando la obra El Capitán Berlin sobre un heróe que debe combatir a un robot con forma de Hitler». Interesante ¿no? Por otro lado no confirmó la suerte que corrió el proyecto Barcelona Babylon: «Fue un proyecto concebido por pura diversión en el que se apuntaron varios directores y que una productora se nteresó pero el proyecto no llegó a buen puerto». Aquí nos despedimos del simpatico director Jörg Buttereig y le deseamos mucha suerte.

Entre los eventos destacados del festival está entrega de la Maquina del Temps a José Antonio Pérez-Giner, que ha producido más de sesenta películas y algunas telemovies y series para TVE, TV3 y Arte. Fue fundador y primer Consejero Delegado de varias empresas: Profilmes, Prozesa, Lola Films y Opalo Films, y también cofundador de Figaró Films y del Institut de Cinema CataliCC. Actualmente es accionista y productor ejecutivo de las productoras Els Quatre Gats Audiovisuals, S.L, de Barcelona; y de Plot Films, de Madrid. Por otro lado en el Auditorio, se repuso 2001, Una Odisea del Espacio con la presencia de Christiane Kubrick, Jan Harlan, Keir Dullea, Gary Lockwood, Douglas Trumbull y Colin Arthur.

En cuanto a las películas vistas por un servidor se encuentra dos que entra en concurso la primera fue la danesa Fighter de Natasha Arty. La cual la podría resumir como un especie de remake turco e inconfeso de Girlfight aquella medio olvidada cinta con una también medio olvidada Michelle Rodriguez que quería entrar en el mundo del boxeo con la oposición de su familia, aquí cambiando el boxeo por el kung fu y explotando más el conflicto entre la aficción de la chica protagonista con su deber familiar dentro de la cultura musulmana. Visualmente la película está muy conseguida así como sus espectaculares coreografías firmadas por Xian Gao (Tigre y Dragón).

Por otro lado, y más peleas y artes marciales, pude disfrutar de la última locura del director Takashi Miike Crows Zero una salvajada ambientada en un instituto de mala muerte donde entran lo peor de lo peor en cuanto a alumnos conflictivos donde varios lideres tratan de convertirse en el rey a base de peleas. Aunque debo decir que pese a que la firma Miike y la película es a ratos delirante, no me pareció tan desatada como obras anteriores, hay más humor, los jovenes protagonistas parecen sacado de una revista de pop o de moda para quinceañeras japonesas y preocupantes influencias occidentales como canciones y actuaciones en un escenario dignas de Britney Spears o Cristina Aguilera.

Espero haberos llenado de algo de información de esta jornada y aquí seguimos recorriendo el Festival.

ESPECIAL SITGES 2008