15 de abril de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Sitges 2007: crónica del miércoles 10

Jack Brooks, héroe del día
Jack Brooks: Monster Slayer
Jack Brooks: Monster Slayer

A L’Interieur, de Julien Maury y Alexandre Bustillo, hace que Frontiére parezca una comedia infantil en lo que a sangre y visceras respecta. Una mujer embarazada deprimida tras la muerte de su esposo en un accidente de coche es asolada por una misteriosa psicópata. La única novedad que ofrece esta propuesta que todos hemos visto ya mil y una veces y que básicamente es un «pasen y vean» de todo tipo de muertes es la cantidad de gore que incluye. Eso sí, los seguidores de las salvajadas no se la deben perder, por que la película lo es, y mucho.

Una mezcla de estupor y migraña fue lo que recibieron los espectadores en el esperado retorno de Katsuhiro Otomo en su retorno a la dirección de imagen real con Mushishi. Esta historia de un cazador de insectos que se meten dentro de los seres humanos empieza bien y se sigue con interés, pero poco a poco se va convirtiendo en un espectáculo lento, farragoso y demasiado impenetrable para casi cualquiera. A la película le salvan ciertos momentos donde Otomo demuestra su gran talento para lo visual, pero no deja ser de una decepción de tomo y lomo.

Dainniponjin, de Hitoshi Matsumoto, fue una de las agradables sorpresas de la velada. La película narra en forma de falso documental la vida diaria de un hombre de clase media-japonés… con la particularidad de que sometiéndose a unas descargas eléctricas se convierte en un “Dainniponjin”, una suerte de superhéroe que se enfrenta a todo tipo de monstruos. Ácida visión de la vida cotidiana que, -al igual que Special el pasado año- esconde varias y sorprendentes cartas.

Roman es el debut de Angela Bettis en la dirección, contando con Lucky McKee en su papel protagonista, un hombre encerrado en su mundo enamorado de su vecina, una estupenda Kristen Bell. La película –que nace de un lejano primer borrador de lo que luego sería May– se ve un poco lastrada por su look de baratillo en video, pero Bettis triunfas en el excelente trabajo que consigue con los actores y la historia se sigue con interés. Recomendable.

Babysitter Wanted, de Julian Barnes y Michael Manasseri, fue una de las flojas propuestas presentadas dentro de la sección Midnight eXtreme. Una inocente jovencita se hace cargo como canguro de un niño en una apartada casa en las afueras y comienza a ser acosada por lo que parece ser un psicópata. Tiene un par de giros divertidos y una buena actuación de su protagonista Sarah Thompson, pero la propuesta en general no pasa de ser insuficiente.

Todo lo contrario que Jack Brooks Monster Slayer, la verdadera sorpresa del festival, un homenaje hecho con un cariño enorme al terror de los ochenta e incluso el cómic de superhéroes. El protagonista es un fontanero, asistente a clases de Química en la universidad, que no sabe que hacer con su vida y debido a un trauma infantil se ve afectado de ataques de ira. Cuando en su vida empiecen a aparecer zombies, monstruos, demonios y demás, por fin podrá dar rienda suelta a su mala leche interior… divertidísima, con criaturas de látex –nada digital-, un Robert Englund muy simpático en su papel de villano involuntario, y mucha acción y gore, el filme merece una edición especial, pero no en DVD, si no en un VHS, con caja grande y lleno de polvo. Queremos secuela.

Llevo diciéndolo casi todos los días, pero la programación este año dentro de los Sitges Classics está siendo para quitarse el sombrero una y otra vez. Ayer pudo visionarse Things to Come, de William Cameron Menzies, adaptando un visionario borrador de H.G. Wells que explicaba cien años de historia futura de 1935 en adelante. Monumental trabajo, da verdadero gusto ver obras así en pantalla grande.

(Agradecimientos a Victor Castillo por sus comentarios en Dainniponjin)

ESPECIAL FESTIVAL DE SITGES 2007