21 de octubre de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

No respires 2 (2021)

Echando tierra a la primera
No respires 2

Título original: Don’t Breathe 2
Año: 2021
País: Estados Unidos / Serbia
Director: Rodo Sayagues
Guion: Rodo Sayagues y Fede Álvarez
Reparto:
Stephen Lang (El hombre ciego)
Madelyn Grace (Phoenix)
Brendan Sexton III (Raylan)
Adam Young (Jim Bob)
Fiona O’Shaughnessy (Madre)

No respires 2
Domingo de padre e hija

Sinopsis:
Ha pasado una década desde que unos asaltantes entrasen en la casa de un hombre ciego, que ahora vive con su hija pequeña en un barrio abandonado de Detroit. Preocupado por los peligros de esta sociedad, el padre entrena a su hija para sobrevivir, enseñándole las técnicas de supervivencia que él mismo aprendió en el ejército.

Ambos viven aislados de la ciudad, y solamente reciben la visita de Hernández, una repartidora a domicilio que a veces lleva a la pequeña a la urbe. Pero su tranquilidad se verá alterada cuando varios extraños asedien la casa para intentar llevarse a la pequeña. Sólo entonces se darán cuenta de que un hombre no necesita ver para convertirse en un ser letal.

No respires 2
Echando un oído

Comentario:
Un lustro después de la inquietante y sorprendente No respires, nos llega una secuela de la mano de sus creadores, Fede Álvarez y Rodo Sayagues, que esta vez vuelven a escribir juntos pero dejan el sillón de director al segundo. Y aunque intentan jugar con el espectador de nuevo, no consiguen acercarse al nivel de la primera. Para empezar, porque Sayagues no consigue crear el ambiente opresivo ni la tensión que sí consiguió Álvarez en la primera.

Pero tampoco es la dirección el principal problema. Lo que no funciona es que mientras que en la primera dudábamos varias veces sobre quién era el bueno y el malo (o quién menos malo, mejor dicho), aquí los papeles están más claros. Y aunque se intentan invertir, la historia ya se ha decantado descaradamente hacia uno de los dos bandos. Aquí queda todo en un par de grises, uno más oscuro que otro, pero ambos bastante estables. Con lo que el conjunto queda en una «home invasion» mucho más convencional y sin mucha chicha, en la que resulta difícil enganchar con alguien.

Tampoco beneficia a Lang que se humanice su personaje. Aunque a nivel de guion está justificado, para ofrecerle una redención (decisión bastante arriesgada, aunque quizá no igualmente acertada), esta vez no alcanza esa imagen de amenaza implacable de la primera entrega. Con todo, Lang es de lo mejorcito de la película, en la que los personajes secundarios están construidos sobre unos clichés bastante aburridos. La joven Madelyn Grace cumple con su papel, y permite que al menos tengamos una mayor simpatía por uno de los dos bandos.

Y así, entre bastante violencia y unos diálogos que rozan lo ridículo, pasamos una hora y media (hay que agradecer que esté desapareciendo la detestable costumbre de las dos horas mínimas de metraje) no especialmente aburrida, pero sí bastante prescindible. Si la primera entrega nos dejó con ganas de más, esta secuela no consigue que nos apetezca una tercera entrega.