28 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

No respires (2016)

Esta vez el asaltado ciego es el peligroso
No respires

Título original: Don’t Breathe
Año: 2016
Compañía: Screen Gems / Stage 6 Films / Ghost House Pictures / Blind Man Productions / Good Universe / Pioneer Stilking Films
Director: Fede Álvarez
Guión: Fede Alvarez y Rodo Sayagues
Reparto:
Stephen Lang (Hombre ciego)
Jane Levy (Rocky)
Dylan Minnette (Alex)
Daniel Zovatto (Money)
Emma Bercovici (Diddy)

No respires
Nada como tener el oído fino

Sinopsis:
En una ciudad de Detroit que cada vez ofrece menos oportunidades, tres jóvenes se dedican a robar casas para vender lo que obtienen. Aprovechan que el padre de uno de ellos tiene una empresa de seguridad para tomar los códigos e ir entrando en hogares para realizar robos de poca monta. Hasta que se enteran de que en un barrio prácticamente abandonado vive un veterano de guerra ciego, que guarda en su casa una gran suma de dinero, lograda con la indemnización de su hija atropellada.

Los jóvenes ven una oportunidad para solucionar sus problemas y poder abandonar la ciudad. Pero pronto descubren que entrar en la casa no será tan fácil como esperaban. Y que será aún más difícil salir de ella cuando su víctima intente proteger su hogar.

No respires
Rocky no sabe dónde se ha metido

Comentario:
Un guion a priori bastante sencillo, en el que se podía haber caído en muchas trampas. Y, aunque en algún momento tenemos una escena en la que se justifica el interés de Rocky en participar en robos, Álvarez no se detiene en justificar nada, ni proponernos dobles lecturas sobre las circunstancias o actos de cada personaje. En lugar de ello, el director uruguayo se centra en realizar un notable ejercicio de tensión, que se mantiene durante toda la película.

La primera mitad es especialmente sobresaliente. Álvarez consigue convertir una casa relativamente pequeña en todo un laberinto, de una forma convincente y con mucho estilo. Un laberinto en el que habita un implacable minotauro, un Stephen Lang (ya fue un buen villano en Avatar) que con una edad de abuelo y pese a la ceguera de su personaje consigue presentar una figura increíblemente amenazante. Mucho más desdibujados están los tres personajes de los ladrones. Como decimos, Álvarez entra directo a la acción, y no se preocupa de presentarles demasiado. Levy, que ya había trabajado con Fede en el remake de Posesión infernal, es capaz de sacar petróleo del suyo, logrando darle cierta dimensión. Cuesta conectar mucho más con sus dos compañeros, que acusan su aún menor background, y unas interpretaciones menos destacables.

Uno de los grandes aciertos de Fede Álvarez es conseguir jugar con el espectador, haciéndonos dudar sobre quién debe despertarnos simpatía. El hombre ciego es en todo momento una amenaza, y no se esconde que estamos ante el malo de la película, aunque haya giros que nos hagan despertar simpatía con él, del mismo modo que podemos llegar a simpatizar con tres ladrones de casas. Un enfrentamiento con personajes muy grises, que se pierde en la parte final de la película, la única en la que se baja el nivel de tensión, y que la priva de ser completamente sobresaliente, especialmente por el mal sabor de boca que deja un epílogo muy forzado.

Por suerte, la corta duración de la película hace que ese tercio final no se alargue demasiado, y que podamos decir que el thriller es muy recomendable tanto para el aficionado al terror, como para los que quieran hacer cine y pretendan aprender a crear atmósferas a través de la cámara, la edición y los silencios.