21 de octubre de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Los Cazafantasmas II (1989)

Más, pero no mejor
Los Cazafantasmas II

Título original: Ghostbusters II
Año: 1989
País: Estados Unidos
Director: Ivan Reitman
Guion: Dan Aykroyd y Harold Ramis
Reparto:
Bill Murray (Peter Venkman)
Dan Aykroyd (Raymond Stantz)
Harold Ramis (Egon Spengler)
Sigourney Weaver (Dana Barrett)
Ernie Hudson (Winston Zeddemore)

Los Cazafantasmas II
Cuatro héroes contra el mal

Sinopsis:
Han pasado cinco años desde que los Cazafantasmas salvasen el mundo enfrentándose a Gozer, y desde entonces los problemas no han parado de acumularse. A las numerosas demandas realizadas por los afectados por los destrozos, hay que sumar que se les ha denegado el permiso para realizar investigaciones paranormales. Por eso los miembros del equipo trabajan ahora entreteniendo a niños, presentando un programa de televisión sobre lo paranormal, o investigando en un laboratorio.

Pero todos volverán al trabajo cuando Dana, ahora separada de Venkman, y con un hijo en común entre ambos, les pida ayuda para inevstigar por qué el carrito de su niño parece tener vida propia. Lo que ninguno de ellos sabe es que Vigo, un perverso mago del siglo XVI, permanece vivo en un cuadro del museo, y está buscando un niño en el que reencarnarse.

Los Cazafantasmas II
Ni el retrato de Dorian Gray era tan siniestro

Comentario:
No fue fácil poner de acuerdo a todos los protagonistas de la película original para realizar esta secuela. Y, cuando se consiguió, el resultado fue tan mediocre que alguno de ellos se negó en redondo a volver a retomar la saga. Y no es que funcionase mal la taquilla, recaudando más de 5 veces su presupuesto de 40 millones de dólares. Pero tras la fortísima campaña comercial y la expectación, todos esperaban que la película superase a la primera en taquilla.

No lo hizo ni allí ni en la pantalla, donde Ramis y Aykroyd firmaron una historia entretenida, pero que repetía demasiado lo visto en la primera entrega, sustituyendo además algunas dosis de humor negro por unos momentos más familares, propiciados por el éxito de la serie de animación, que no conseguían el mismo efecto. Hasta el punto de que dos meses antes del estreno se rodaban escenas adicionales, para pulir un film que no estaba funcionando bien en los pases previos.

Tanta amalgama, tantos cambios, tensión entre la producción y el equipo artístico… pocas veces estos ingredientes forman parte de una gran película. La historia se nota que está hecha a parches, y el villano no está especialmente presente, dejando a Peter MacNicol como representación de «los malos», en una buena interpretación, pero dentro de un personaje que no resulta nada amenazante.

El resto repite marca, pero ninguno parece estar pasándolo tan bien como en su predecesora. Solamente Rick Moranis vuelve a brillar al mismo nivel. Ni siquiera los efectos especiales parecen haber mejorado respecto a la primera entrega.
Una lástima, porque la película tampoco es un completo desastre, y es una entretenida continuación sin más de la primera. Pero fue suficiente como para acabar con la franquicia (al menos hasta los recientes revivals de la misma, ya con otros protagonistas).