16 de enero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

La niebla (2007)

El King más claustrofóbico
La niebla

Título original: The Mist
Año: 2007
Compañía: Dimension Films / Darkwoods / The Weinstein Company
Director: Frank Darabont
Guión: Frank Darabont
Reparto:
Thomas Jane (David Drayton)
Marcia Gay Harden (Mrs. Carmody)
Laurie Holden (Amanda Dunfrey)
Andre Braugher (Brent Norton)
Toby Jones (Ollie Weeks)

La niebla
Encerrados en el supermercado

Sinopsis:
David, Stephanie, y su pequeño hijo Billy se acercan al pueblo junto a su vecino para realizar unas compras, mientras observan una extraña niebla que se va acercando a lo lejos. Dentro del supermercado, suenan las sirenas y todos los que estaban allí se ven atrapados cuando la niebla rodea todo. Y además parece que hay algo peligroso dentro de ella.

Pronto la situación comienza a dividirles. Hay quien busca una forma de protegerse de la niebla, o de saber un poco más sobre ella. Otros buscan en sus plegarias una señal que les explique por qué se ven envueltos en esta situación. A medida que la situación es más crítica, las tensiones también irán en aumento.

La niebla
¿Qué hay ahí fuera?

Comentario:
Si hay algo que se le da bien a Stephen King es colocar a un grupo de personajes en una situación límite, y comprobar de qué distintas formas puede afectarles. Lo vimos en Apocalipsis, It, Tommyknockers, Los langolieros… Frank Darabont ha sido consciente de ello, y en esta película supo plasmarlo mejor que nadie.

Porque en la película el mayor peligro no llega desde la niebla. La mayor amenaza para la humanidad es ella misma. Su egoísmo, su soberbia, su falta de empatía y de sentido común… La historia es un reflejo de la dividida sociedad americana de su época (que sufre muchos paralelismos con lo que ya vivimos en muchos otros países). Una película sobre la fractura social, que aquí la muestra aderezada con unos monstruos diseñados por nada menos que Bernie Wrightson, todo un clásico del cómic de terror, y el mago de los fx Greg Nicotero.

Después de dirigir otras adaptaciones de King muy diferentes, como eran Cadena perpetua y La milla verde, el director mostró que también era capaz de adentrarse en las esferas más terroríficas del autor de Maine. Aunque hay que decir que este terror funciona mejor cuando el horror lo ponen nuestras imaginaciones. Una vez que la película va desvelando secretos perdemos parte de la tensión que nos tenía congelados en nuestro asiento.

La mayor suerte de la película fue la de contar con un buen reparto, capaz de defender bastante bien los personajes y sus relaciones. No todos brillan igual, pero en general solventan el trabajo, que está rematado con uno de los finales más crueles del cine de terror moderno. Puede que no sea una película tan redonda como las anteriores adaptaciones dramáticas de Darabont, pero aún así es más que recomendable.