7 de mayo de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Dawn of the Beast (2021)

El crossover que nadie había pedido
Dawn of the Beast

Título original: Dawn of the Beast
Año: 2021
País: Reino Unido
Director: Bruce Wemple
Guion: Anna Shields
Reparto:
Adrián Burke (Chris)
Ariella Mastroianni (Isabella)
Anna Shields (Lilly)
Grant Schumacher (Everett)
LeJon Woods (Oz)

Dawn of the Beast
Poseída por el Wendigo

Sinopsis:
Entre septiembre y octubre, cada año desaparecen varias personas en los bosques norteamericanos, en lo que los lugareños llaman «el mes de la muerte», achacando las desapariciones a la acción del Sasquatch, el Pie Grande de la región.
Durante ese mes, una pareja disfruta de un fin de semana romántico en una cabaña, y comienza a escuchar ruidos fuera de ésta. Al inspeccionar el exterior de su cabaña, son violentamente atacados por unos monstruos.

10 años después, un grupo de estudiantes viaja a la zona para realizar su tesis sobre criptozoología. Acompañados de sus dos profesores, buscan indicios de la existencia del Pie Grande, para estudiar la leyenda. Lo que no esperaban es que el monstruo existiese, y que además no fuese el único que habita esos bosques… Pronto descubrirán que el Wendigo también es un peligro real para sus vidas.

Dawn of the Beast
El Sasquatch o Pie Grande

Comentario:
Al amparo de la gran expectación levantada por Godzilla vs Kong, en el 2021 vamos a ver enfrentamientos que nadie estaba esperando. En esta película, por ejemplo, se mezclan las dos leyendas más populares de los bosques norteamericanos: el Sasquatch y el Wendigo.
Bruce Wemple ya había llevado a ambos a la pantalla en sus anteriores trabajos, The Retreat y Monstrous, y ahora realiza su propio crossover con ellos.

La premisa es cuanto menos inesperada, pero la lucha entre ambos resulta algo insatisfactoria. La representación del Wendigo, que convierte en algo parecido a los «deadites» de Evil Dead a las personas egoístas resulta mucho más interesante que un Pie Grande que es poco más que un Hulk con pelo: bueno en el fondo, pero algo incontrolable.
Aunque el mayor problema de la película no son sus monstruos, es la factura general.
Es evidente que la película cuenta con un presupuesto mínimo. Demasiado evidente. En estos días en los que casi que puedes grabar una película con un móvil, que la imagen parezca sacada de una película amateur de los 90s empieza a ser algo ya imperdonable. Una mejor fotografía y una edición más cuidada podría haber sumado muchos puntos a la película.

Tampoco costaba dinero mejorar una historia demasiado sencilla, y unos diálogos que no aportan gran cosa a la historia. Shields (también una de las actrices de la película) nos dan unas pinceladas de los protagonistas, pero solamente uno de ellos tiene algún tipo de arco que realmente ofrezca algún sentido a sus diálogos. El resto simplemente deambula de escena en escena esperando el momento de convertirse en víctimas.
Una vez que llega el tercer acto, y la acción se desata, dejando de lado a los personajes, la cinta mejora bastante y ofrece alguna muestra de que podría haber sido una serie z más entretenida.

Hay dos aspectos que sí nos parecen que están por encima del resto. El primero, sorprendentemente, son los actores. Aunque el nivel de la película roza lo amateur, el reparto se comporta (en general) de una forma más digna de lo que nos solemos encontrar en este tipo de productos.
El maquillaje también nos parece que cumple con nota, y es una pena que buena parte de la sangre sea digital, porque los efectos por ordenador no están a altura de los FX artesanales.

En resumen, aunque no os vamos a recomendar la película, sí diremos que en varios momentos da la impresión de que Wemple puede hacer algo más interesante en el futuro a poco que ponga más cuidado en el producto, y consiga algo más de presupuesto.