20 de octubre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Shinya Tsukamoto: «El personaje que interpreto en Seres Extraños se parece a lo que hago cuando dirijo mis películas»

El actor y director japonés protagoniza Seres extraños, el nuevo film de Takashi Shimizu
Shinya Tsukamoto
Shinya Tsukamoto

Director de culto, jefe de filas de la escena alternativa japonesa desde su primera película Tetsuo (1988), Shinya Tsukamoto cuenta con una rica filmografía. Cuatro años después de su opera prima, dirige, también con pocos medios, Tetsuo 2, que le consagra como maestro del sistema D y del cine underground. Uno de sus temas favoritos es la brutalidad de la vida moderna, como nos muestra a continuación en Tokyo Fist o Bullet Ballet. A continuación, pone su talento al servicio de papeles tan fuertes como variados, como por ejemplo Ichi the Killer y A Woman’s Work. Conjuga, por tanto, con cierta regularidad las labores de dirección con la interpretación, con una imaginación que encuentra sus raíces en el cine de terror de los años 60 y en la cultura cyberpunk. Inicialmente vinculado a Tokio, su ciudad natal, con la que mantiene una relación pasional de amor y odio, encuentra en Masuoka, personaje central de Seres Extraños, a su perfecto alter ego.

Jean Pierre: ¿Cómo fue su encuentro con el director Takashi Shimizu?
Shinya: La productora de Shimizu me llamó por teléfono para hablarme de este proyecto y proponerme el papel. Hace unos 12 años, yo también hacía películas de terror. Me gusta el género. El proyecto de Shimizu me pareció interesante. Tenía ganas de conocerle. Sentía curiosidad por saber cómo iba a llevar a escena imágenes tan espeluznantes. Y, por eso, acepté la propuesta.

JP: Su interpretación es muy natural, muy realista…
S: Toda la espontaneidad se la debo a Shimizu. Antes de conocerlo, me imaginaba que sería un tipo bastante siniestro, teniendo en cuenta las películas que hace; pensaba que utilizaría el último grito en técnicas de puesta en escena para dirigir esta película de terror. Pero en el rodaje, el ambiente era más bien distendido. Por eso estaba tan relajado y, gracias a ello, mi interpretación parece tan natural.

JP: ¿Cuál ha sido la escena más difícil de rodar?
S: No hay ninguna escena en particular. Mi personaje está buscando continuamente el terror. Según los casos, tiene miedo, simula tener miedo o no muestra el más mínimo atisbo de miedo. Por eso tenía que estar en tensión durante toda la película para transmitir su miedo. Mostrarme tranquilo y natural aunque soportando, en el fondo, una gran tensión. No hay una escena más difícil que otra pero, en su conjunto, el rodaje ha sido una experiencia psicológicamente agotadora. Además, es una película con poco diálogo. Está dominada por un monólogo que se grabó en un segundo momento, en off. Me resultaba especialmente difícil transmitir a la pantalla los sentimientos de mi personaje sin posibilidad de expresión oral y tratando de ser lo más natural posible.

Seres extraños
Seres extraños

JP: En la literatura, se ha tratado mucho el tema de la puerta del infierno. En Seres Extraños, su personaje es como un guía hacia el infierno. ¿Conocía el mundo subterráneo de Tokio?
S: Es verdad, en esta película conduzco a los espectadores a un infierno que se encuentra en el subsuelo de Tokio. Si lo pienso bien, era un papel hecho para mí. En las películas que he dirigido, he llevado a los espectadores a un universo oscuro e infernal que se esconde detrás de la ciudad. Mi objetivo es conseguir que los espectadores, cuando vuelvan al mundo real, hayan descubierto algo a través de este periplo. Por eso podemos decir que el personaje que interpreto en Seres Extraños se parece a lo que hago cuando dirijo mis películas.

JP: Como director, tiene más experiencia que Shimizu. ¿No le entraban a veces ganas de intervenir en la puesta en escena?
S: No, en absoluto. No se me ha ocurrido nunca, en ningún rodaje de los que he participado. Cada rodaje es diferente en función de la personalidad del director y de su visión de la puesta en escena. El único punto en común es que estamos rodando una película aunque ésta sea siempre algo completamente diferente. No quiero ni puedo permitirme intervenir. Me parece más interesante adaptarme al director, observarlo y ver lo que puedo hacer en este contexto.

JP: ¿Se preparó específicamente para el papel? ¿Hizo lo que usted como director pide a sus actores?
S: Me gusta prepararme para las películas que hago. Por ejemplo, cuando hice una película de boxeo, me pasé un año boxeando. Cuando ruedo una película con armas de fuego, hago prácticas de tiro. En una película de Takashi Miike, hacía de mago. Pedí consejo a un mago profesional para los trucos que tenía que interpretar en la pantalla. Pero esta vez, no tenía nada específico que hacer. Me presenté en el rodaje con las manos en los bolsillos. Ni siquiera tenía que aprenderme el papel, porque la mayor parte de la película es un monólogo en voz en off. En las escenas en las que se me ve cuidando a F en mi casa, pensé que tenía que demostrar una especie de afecto hacia esta niña. Era algo importante para llegar a la escena final. Por eso fui mostrando la evolución de los sentimientos de mi personaje hasta esta última escena.