24 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Renny Harlin: «Cuando leí la Alianza del Mal, pensé que hacía mucho tiempo que no veía una historia así»

El director presenta su nuevo largometraje La alianza del mal
Renny Harlin
Renny Harlin

Aunque su nombre no sea especialmente conocido, Harlin es un veterano del fantástico, y tiene en su haber títulos como Pesadilla en Elm Street 4, Deep Blue Sea, El Exorcista: el Comienzo o Cazadores de Mentes, además de habernos proporcionado otros títulos sonados como las Aventuras de Ford Fairlane, La Jungla 2 y Memoria Letal. El director finlandés estrena ahora en España su último fim, la Alianza del Mal (the Covenant), una historia de jóvenes con poderes sobre la que nos habla en esta entrevista.

Pregunta: Estaba entusiasmado con el proyecto desde el momento que leyó el guión.
Renny: Cuando leí la Alianza del Mal, pensé que hacía mucho tiempo que no veía una historia así. En una época de películas como Harry Potter, estamos acostumbrados a ver historias de brujería para niños, pero algo así para adolescentes y adultos es muy poco común. Ofrece la capacidad de explorar el máximo cumplimiento del deseo de tener poderes para lograr cualquier cosa. También me llamó la atención el hecho de que estos jóvenes personajes estén a punto de alcanzar la madurez, un período en el que nos enfrentamos a cuestiones y decisiones muy difíciles y en el que la vida cambia rápidamente. Como todo el mundo, buscan su hueco en la sociedad y quieren llevar vidas más o menos normales… pero estos chicos tienen el reto añadido, el placer añadido y el peligro añadido de poseer estos poderes mágicos

P: Valoró el hecho de que el guión fuera difícil de encasillar.
R: Las películas tienden a clasificarse en unas categorías muy claras: películas fantásticas, thrillers, comedias e historias de terror. Pero esta película utiliza varios géneros y los funde. De forma que lo que se ve es algo muy entretenido, muy visual, muy emocionante, muy oscuro y que provoca mucho miedo. No es el típico thriller.

P: A pesar de que el material haya resultado ser la fuente de inspiración para un cómic, escogió una estética distinta a la hora de llevar la historia a la pantalla grande…
R: En general, hay dos clases de películas tipo cómic. La que es muy colorista, sobresaturada, y luego la de tipo oscura y siniestra. Queríamos crear nuestro propio estilo, que no encajara en ninguno de estos dos grupos, sino que tuviera su propio carácter plenamente gráfico. Resultó ser un reto interesante: crear un mundo fascinante, oscuro y diferente que al mismo tiempo siguiera conectado a la realidad.

P: Para el reparto intentó encontrar a talentos prometedores más que recurrir a estrellas consagradas
R: Lo fantástico de trabajar con jóvenes actores es el entusiasmo, la emoción y la pasión que demuestran hacia lo que hacen. No regresan a su caravana a hacer tiempo, no hablan por teléfono con sus representantes ni van a clase de yoga. Están en el plató contigo, se muestran entusiasmados con todo el proceso de rodaje y nunca se cansan de probar cosas nuevas, lo cual, verdaderamente, crea una atmósfera familiar. Lo que necesitaba era jóvenes actores que estuvieran a punto de alcanzar el estrellato. Entre cientos y cientos de candidatos, encontramos a un grupo de actores que tienen el talento necesario para dar vida a estos personajes. Actores que han hecho películas anteriormente, pero que no han despuntado… todavía.

La alianza del mal
La alianza del mal

P: Empleó distintas técnicas para ayudar a estos jóvenes actores a meterse en sus personajes.
R: Comentaba mucho con ellos el guión. Les mostré mis storyboards para que pudieran visualizarlo mejor y se hicieran una idea del tono y de la atmósfera de la película. También utilicé música para transmitirles sensaciones a los actores, para que se captaran el ambiente de las escenas.

P: Establecer el equilibrio entre los elementos fantásticos y los aspectos más realistas era uno de los retos de la película
R: Gracias a la tecnología de efectos digitales, en cine es posible crear cualquier mundo; sin embargo, el que aquí tratamos no pertenece al mundo de lo fantástico, no pertenece al mundo de la ciencia ficción, de forma que tenía que estar basado en la realidad. Quería que el público pensara ‘se parece algo a mi escuela o a mi casa, pero es diferente. Es más emocionante y me encantaría formar parte de ello’. Al mismo tiempo, son los efectos los que nos permiten crear las secuencias de acción y los momentos en los que los chicos ponen en práctica los poderes mágicos. Así que la película depende de que los efectos sean perfectos.

P: También se esforzó en mantener el equilibrio adecuado entre el realismo y la fantasía haciendo que los actores interpretaran sus escenas de riesgo siempre que fuera posible.
R: Uno de los aspectos que hacen que esta película sea especial es el hecho de que, siempre que ha sido posible, las escenas de acción las han hecho los propios actores. Y en las secuencias de vuelo en realidad no empleamos efectos digitales. Nuestro sistema de cableado —que se emplea por primera vez en cine— permite a nuestros actores moverse por el aire, hacia arriba, hacia abajo y hacia los laterales… y realizar estos movimientos, que son tan emocionantes y acrobáticos, y a veces propios del ballet, empleando a los actores en vez de a especialistas o a personajes digitales. De esta forma podemos ofrecer al público una experiencia verdaderamente excepcional.

P: Fue igualmente riguroso en cuanto a la precisión con la que abordó los detalles sin efectos especiales de la película.
R: Los colores que empleábamos, los trajes que debían llevar los actores así como la forma de iluminar las escenas y de rodarlas, estuvieron muy premeditados. No quería tan sólo relatar los hechos ante un público, sino que quería coger al público de la mano y llevarlo de viaje para que realmente estuviera allí y experimentara la historia de una forma precisa, con la esperanza de crear la mezcla ideal de miedo, emoción y diversión.

P: Fue muy meticuloso a la hora de buscar las localizaciones perfectas
R: Dependíamos de los escenarios y decorados —en particular la escuela— para lograr que la película adquiriera el particular estilo que tratábamos de crear. Así que dedicamos mucho tiempo a la búsqueda de una escuela que verdaderamente pareciera Nueva Inglaterra pero que, al mismo tiempo, poseyera un aire muy gótico y especial.