24 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Jonathan Liebesman: «Hay un difícil equilibrio entre ilustrar la irracionalidad de los asesinos en serie y racionalizarlo demasiado»

El director nos trae los inicios de Cara de Cuero en La matanza de Texas: el origen
Jonathan Liebesman
Jonathan Liebesman

Nació en Johannesburgo (Sudáfrica) y siempre soñó con trabajar en el cine. Este director debutó con En la Oscuridad, antes de dirigir el corto Rings, que se sitúa entre la Señal, el remake de Ringu, y su secuela. Ahora llega a nuestras carteleras con la Matanza de Texas: el Origen, con la que nos mostrará el comienzo de Cara de Cuero y su familia.
Veamos qué nos cuenta sobre la película

Pregunta: No decidió aceptar el proyecto hasta que no viera que sus objetivos con respecto a la película coincidían con los de los productores
Jonathan: Hacer la secuela de una gran película, especialmente la de una película donde el protagonista pierde su capacidad para hacer daño, no me atraía mucho. Pero explorar el comienzo de esta leyenda resultaba mucho más interesante. Como fan de la primera película, buscaba respuestas a las preguntas que planteaba. En mi primera reunión con Michael Bay, Andrew Form y Brad Fuller les expliqué cómo veía la película y mencioné algunas ideas que me gustaría ver incorporadas al guión. Al cabo del día teníamos la misma visión: la película tenía que dar la impresión de ser como la entrada al infierno.

P: Según usted lo más difícil del género de terror es conservar el misterio sin explicar la maldad.
J: Hay un difícil equilibrio entre ilustrar la irracionalidad de los asesinos en serie y racionalizarlo demasiado hasta el punto de que pierda su misterio. La Matanza de Texas: el Origen es precisamente eso: trata de plantear el inicio de los asesinatos pero sin explicar los motivos con demasiada profundidad.

La matanza de Texas: el origen
La matanza de Texas: el origen

P: La interpretación de Ermey, quien repite aquí su personaje, es uno de los hitos de la primera película.
J: El personaje de Lee es uno de los más entretenidos de la primera película. Está loco y al principio no tiene mucho sentido pero en esa misma sinrazón reside su interés. Es un misterio. Y Lee ayudó mucho en la exploración y creación de su personaje.

P: Además, de Ermey, han vuelto a contar con el resto de la «familia».
J: Estos actores llevan mucho tiempo conviviendo con sus personajes. Hicieron muchas sugerencias acerca de cosas que no pudieron hacer hace tres años y les dimos tiempo para estudiarlas. Propusieron cosas estupendas, cosas raras y otras que no incorporamos a la película. Como el director Marcus Nispel les dio la posibilidad de improvisar en 2003, ya tenían más o menos claro lo que querían añadir. Marietta, por ejemplo, tiene unos 50 años de experiencia como actriz. Alguien que lleva tanto tiempo en el oficio siempre tiene muchas buenas ideas, como cantar a Bailey en medio de la tortura – uno de los momentos más inquietantes de la película – o jugar con una lengua mientras prepara la cena. Cosas muy raras que no se nos hubiesen ocurrido a nosotros pero a ella sí, lo cual no deja de sorprender dado que es toda una señora.

P: Precisamente Luda Mae, su personaje, parece inofensiva ocupa un lugar muy definido en la jerarquía familiar, es la única persona capaz de mantener a raya a Hoyt.
J: Hoyt es tremendamente egoísta y se cree el rey del mambo. Cuando se vuelve loco, Luda Mae le recuerda que aunque mata y devora a gente tiene que comportarse de modo educado en la mesa.

P: A diferencia de ella, el carácter tranquilo de Monty no oculta fervor ni convicción alguna.
J: Monty es el lacayo de la familia. Su trabajo consiste en mantener lleno el depósito de chatarra. Es el criado, el hermano que nunca consiguió escaparse, pero también es útil para que Leatherface practique el arte de cortar carne y serrar huesos.

La matanza de Texas: el origen
La matanza de Texas: el origen

P: Para ser consecuentes con la idea de que tiene menos experiencia, hubo que poner atención en Andrew Bryniarski, especialmente con respecto a su habilidad con la motosierra.
J: No era un artista todavía. Al principio era torpe y cometía errores. Thomas no es una persona agresiva, dispuesta a matar en cualquier momento. Le hace falta tiempo para convertirse en Leatherface.

P: Sus personajes preferidos en las películas de terror son siempre los que quieren ser fuertes a pesar de tener miedo.
J: Todos los personajes de la película cuestionan su propio valor. No se trata de si lloran o no, si son fuertes o realmente cobardes, lo importante es que hacen todo lo posible por salvar a sus amigos. Y Jordana Brewster, que encarna a Chrissie, es exactamente esa clase de chica. Es vulnerable y tiene miedo y ves cómo duda en cada momento sobre la forma de ayudar a sus amigos. Como Sigourney Weaver en Alien o Jodie Foster en El Silencio de los Corderos, Chrissie tiene miedo de lo que hay detrás de la puerta, pero va a entrar de todos modos. Es una verdadera heroína.

P: Para la fotografía se inspiró en un libro de fotos de los años cuarenta.
J: Tenía viejas fotos de lo que América quería ser, y también de lo que esta familia quería ser pero no consiguió. Los colores desteñidos representan de alguna manera el fracaso del sueño americano, una familia que se descarrila.

P: Pero para la película no quiso copiar el estilo de Marcus Nispel en la anterior entrega.
J: Optamos por un estilo más documental aunque en aquella película hay tomas que son verdaderos iconos y les rendimos homenaje aquí.