26 de febrero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Jon Favreau: «Si se hace algo demasiado complicado, la secuela se vuelve sobrecargada»

El director vuelve con Iron Man 2
Jon Favreau
Jon Favreau

Jon Favreau vuelve al frente de la saga Iron Man para ofrecernos la primera secuela de la primera película, que se ha hecho un hueco entre la crítica como una de las mejores adaptaciones de cómic de superhéroes.

Pregunta: El inusitado éxito de crítica y público en todo el mundo os pilló por sorpresa.
Jon: Creo que la primera sensación que tuvimos de que teníamos algo especial fue cuando hicimos la gira internacional de promoción y tanto las impresiones como las críticas de la película fueron extremadamente positivas. Pero realmente no nos dimos cuenta del todo hasta que fuimos por los cines el fin de semana de su estreno y vimos lo bien que reaccionaba el público ante la película. Fue conmovedor y sumamente gratificante ver cómo Robert contradecía los pronósticos y cómo, gracias al éxito de la película, volvía a ser aún más grande y mejor de lo que era antes. Esa es la historia de éxito que importa, y tenía un extraño paralelismo con la de Tony Stark. A veces, cuando el arte imita a la vida, se consiguen esos pequeños milagros.

P: Se enfrentó al inevitable desafío de continuar la saga.
J: Cuando estábamos rodando la primera película no planeábamos hacer una secuela, pero también éramos conscientes de que, si las cosas iban bien, habría una. Así que pensamos cuál sería la gran película y hasta dónde queríamos llegar en cuanto a la historia. El desafío de desarrollar Iron Man 2 estribaba en cómo seguir siendo fieles a lo que le gustó al publico en la primera película, subiendo al mismo tiempo el listón en todos los aspectos, un equilibrio interesante pero a veces difícil de conseguir. Si se hace algo demasiado complicado, la secuela se vuelve sobrecargada y pierde su toque de ligereza. Pero si no se hace algo más que la primera vez, parecerá simplemente más de lo mismo, así que hacer una secuela tiene sus claroscuros.

P: El desarrollo de la historia comenzó mucho antes de que se escribiera la primera página del guión.
J: El proceso de escribir Iron Man 2 fue único y comenzó antes de que contásemos con ningún guionista. Ése es generalmente el caso con este tipo de películas, porque lo que sucede es que Robert Downey, Kevin Feige, Jeremy Latcham y los demás nos sentamos a hablar de cosas como de lo que realmente nos interesa, de hacia dónde deben ir los personajes, en dónde debe comenzar la siguiente parte de nuestro viaje, de cuál debe ser la gama de Tony Stark, etc… Así que se empieza a bosquejar una historia básica y a desmenuzarla en escenas y partes para el plató. Entonces, una vez que se ha llegado a ese punto, puede comenzar el auténtico proceso de escritura del guión.

Iron Man 2
Iron Man 2

P: Tuvieron que decidir cuáles elementos y personajes extraer de entre los más de 600 números de Iron Man.
J: Cuando hay muchos personajes en una película, tiende a volverse complicada, y creo que muchas secuelas fracasan porque crean demasiadas capas de complejidad, tanto en los personajes como en la trama. No soy muy bueno para las tramas, porque no se me dan bien las historias retorcidas, con giros y embrollos. Soy más bien un escritor de argumentos, y yo creía que era un sinónimo de tramas, pero es en realidad un elemento diferente de la realización de películas. El argumento tiene más que ver con la gama de emociones de los personajes: en dónde empiezan y terminan, a qué desafíos se enfrentan, y cómo cambian. La progresión de esa auto-transformación por lo general tiene que ver con un momento de lucidez en el que uno se da cuenta de que hay que llevar a cabo un cambio y se compromete a ello. Inevitablemente, dado que somos humanos, podemos tener tropiezos y apartarnos de nuestro camino ante la adversidad, lo que tiende a hacernos volver a nuestra antigua forma de ser. En el caso de Tony Stark, tenemos a una persona que se enfrenta a desafíos parecidos pero diferentes a los de la primera vez. En Iron Man, Tony probablemente tenía que haberse frenado un poco, pero se sentía inspirado por los descubrimientos que realizó al escapar de su cautiverio en la cueva y las revelaciones que tuvo acerca de cuál era su lugar en el mundo.

P: En esta ocasión, vemos qué ocurre con Tony después de revelar que él es Iron Man.
J: Tras hablar de las múltiples alternativas diferentes que podíamos escoger, decidimos hacer que la segunda película empezara seis meses después de la infausta conferencia de prensa de Tony. En ese período de tiempo, Tony ha sido objeto de mucha publicidad y ha estado intentando averiguar qué hacer con Industrias Stark puesto que ya no fabrican armas. Si ya era el hombre más famoso de EEUU después la primera película, es ciertamente el hombre más famoso del mundo en la segunda.

P: El propio Robert Downey Jr. también ha visto su fama relanzada.
J: Creo que la gente que no sabía quién era Iron Man estaban intrigadas por el hecho de que Robert Downey fuera a interpretar al personaje. Es un actor con un talento increíble, y creo que la gente esperaba que hiciera el proyecto adecuado. Era una de esas situaciones en las que el material y el actor se compaginan bien, y probablemente mi mayor contribución personal a Iron Man haya sido identificar esa conexión y lograr que sucediera. Robert realmente se entregó y despejó cualquier duda acerca de sus propósitos de ser una estrella de cine y uno de los principales actores de Hollywood. Desde el final de la primera película, el público en general ha llegado a querer a Tony Stark porque ha conseguido que el mundo sea un lugar muy pacífico y estable, pero el gobierno se siente amenazado por él porque en realidad no responde ante nadie. Hasta ahora la cosa ha ido bien, pero supone un gran motivo de preocupación tener una poderosa armadura capaz de destruir de forma masiva en manos de un ciudadano particular al que no consideran un tipo muy estable. Sentimos que teníamos la oportunidad de mostrar a Tony Stark como a alguien que era capaz de seducir no sólo a los Estados Unidos, sino a gente de todo el mundo, y que podía ser una fuerza unificadora.

Iron Man 2
Iron Man 2

P: Interpretando el papel del teniente coronel James “Rhodey” Rhodes está el actor Don Cheadle.
J: Don Cheadle es un tipo muy inteligente y con mucho talento, que hacía muchas preguntas inteligentes y difíciles, y ése es mi tipo favorito de actor. No es alguien que cuestione las cosas simplemente por hacer preguntas. En realidad tiene siempre un punto de vista y siente curiosidad por las cosas, y siempre que Don sentía curiosidad por algo resultaba ser porque había un punto en la escena que no había sido pensado totalmente a conciencia.

P: Y Scarlett Johansson como la Viuda Negra.
J: Al principio hubo una cierta resistencia entre los fans masculinos a que Scarlett interpretara el papel porque nunca había hecho una película de acción, pero lo que más me atrajo a la hora de incluir a Scarlett en el reparto fue su dedicación y su inteligencia. Creo que en una película como esta hace falta mucha gente inteligente porque todo es incierto y hay demasiadas cosas que cambian, así que hace falta alguien que sea como un guía de su personaje. Scarlett me aseguró que trabajaría todo lo que hiciera falta para hacer todas las escenas peligrosas y de trabajo físico de la película. Fiel a su palabra, se dedicó a ello en cuerpo y alma cuando hubo que pasar incontables horas preparándose para todo el trabajo físico y luciendo su mejor palmito con el traje de Viuda Negra.

P: Tiene unas escenas de lucha que dicen son espectaculares.
J: Para la secuencia, combinamos muchos estilos de lucha diferentes y Scarlett estaba deseosa de aprenderlos todos. El principal fue la lucha libre, un estilo de lucha mejicano que parecía una tontería la primera vez que me lo mencionaron. Me pareció un poco cómico con todos esos giros, volteretas, agarres y movimientos acrobáticos, pero cuando uno ve a una mujer con el traje de Viuda Negra haciéndolo, y no a un luchador barrigudo con una máscara, tiene un efecto muy diferente. Es un estilo de entrenamiento muy emocionante e innovador que casi parece parkour, pero que tiene mucha frescura y que me pareció fantástico cuando lo vi totalmente coreografiado. Scarlett preparó y aprendió a conciencia muchos de los movimientos. También hizo ella misma el trabajo con los cables y transformó realmente su cuerpo. Eso ayudó mucho a encarnar a su personaje. Es una actriz realmente inteligente y con un maravilloso instinto. Es curioso porque es bastante más joven que yo, pero uno lo olvida cuando está hablando con ella. Es que es muy aguda y experta, y tiene mucha experiencia interpretativa para su edad. Su incorporación a la película es realmente fantástica, y creo que el público va a responder a lo grande ante ese personaje.

P: Mickey Rourke, por su parte, encarna a Whiplash.
J: En la película, el personaje de Ivan representa una cara oscura del pasado de Tony. Había algo genial y retro en contar con un villano ruso, y Mickey Rourke había pasado algún tiempo allí y estaba intrigado por la idea.

Iron Man 2
Iron Man 2

P: También se une Sam Rockwell a la saga, como Justin Hammer.
J: Justin Hammer está por debajo de Tony Stark, pero él se imagina que está a su mismo nivel. Es extremadamente competitivo con Tony, y aunque tiene tanto dinero que no sabe qué hacer con él, le obsesiona el hecho de que haya alguien por ahí que es mejor que él. Desesperado, Justin recurre a Ivan Vanko después de que éste haya sido encarcelado por atacar a Tony utilizando la tecnología de Industrias Stark, una tecnología que él mismo reconoce que no puede crear pero sí que reconoce en otros el talento para ayudarle.

P: Y vuelve Samuel L. Jackson como Nick Furia.
J: Queríamos que la energía de Nick Furia fuera como la de un patrocinador de aerolíneas que ya ha estado antes donde ahora está Tony. Regresa cuando Tony está probablemente en su punto más bajo, y está ahí para hacerle enfrentarse a un nivel cariñoso pero inflexible con la verdad acerca de su padre. Sam Jackson tiene una tremenda presencia cinematográfica. La idea con la que le metimos en la primera película era un poco una broma, y ahora algunas de las decisiones que Tony tomó irresponsablemente acaban por determinar nuestro camino en esta película.

P: Por último, usted mismo encarna de nuevo a Happy Hogan.
J: La vez anterior Hogan era básicamente un extra. Se me dijo que el personaje distraía un poco la atención porque no tenía nada que hacer, así que esta vez sí que tengo más escenas. Pero cuando me metí en la sala de montaje hubo malas noticias para el actor Jon Favreau porque perdió algunas frases. ¿A quien quieren ver los fans, a la Viuda Negra con su traje o a mí vestido de conductor de limusinas? Creo que no tengo que responder a esa pregunta.

P: La audiencia del senado también contó con la energía del actor cómico Garry Shandling, cuyo cameo como el senador Stern incluyó algunas hilarantes bromas improvisadas con Downey.
J: Me gusta suscitar mucha improvisación en el plató y Robert es muy rápido e impredecible, y hay que meter con él en la cabina a alguien que pueda realmente llevar su ritmo. Garry es un amigo personal, y yo sabía que podría aguantar ahí con Robert y que algo explosivo sucedería si les ponía juntos en una escena. Gran parte de lo que me gustó en la primera película fue la cualidad impredecible que tenían algunas escenas que en otras películas del mismo género son un poco más trilladas. Sabía que se iban a desmadrar y a volverse un poco locos, pero también sabía que mantendrían el nivel y la realidad al mismo tiempo. Para mí fue realmente divertido y emocionante ver una toma tras otra, y fue una forma estupenda de iniciar la producción. Me sentí muy aliviado al ver a todos los personajes, los viejos y los nuevos, trabajando juntos. Me pareció que habíamos establecido inmediatamente el tono de la película.

P: Una de las muchas escenas memorables rodadas en la base militar de Edwards fue una en la que Rhodey le hace una visita a Justin Hammer en busca de cierto armamento pesado.
J: La escena era una de las últimas y nunca se le concedió mucha atención en preproducción. Hay que rodar muy rápido en Edwards porque no se tiene mucho tiempo para permanecer en una base en activo. Descargamos rápidamente todas las armas que Justin describía con esos grandes superlativos. La escena incluye algunas de las frases de Justin que más me gustan, y tuvo que ponerse muy poético, de una manera que le muestra en su mejor momento. Ese día en concreto, cambié el orden de todas las armas en el último momento, lo que fue duro para Sam Rockwell porque eran dos páginas de puro diálogo. Pero lo que más me importaba era la manera en la que presentaba al personaje. Llevó un poco de tiempo, porque había mucha información técnica y utilizábamos armamento real, así que hay que hacerlo bien para que no parezca que queda como un idiota. Sam bordó la escena, se divirtió mucho y realmente la aprovechó.

P: Escenificar la tremenda secuencia inicial requería en primer lugar un viaje a Mónaco.
J: Cuando se propuso la idea de rodar en Mónaco, fuimos allí para ver si era posible y conocimos al príncipe Alberto de Mónaco, quien fue un anfitrión muy amable y gentil. Estuvo de acuerdo cuando le explicamos cuál era nuestra idea para la secuencia y cómo reflejaba favorablemente a la ciudad. Examinamos la pista de carreras, que se desarrolla en las calles de la ciudad. Básicamente, recorrimos andando toda la pista y tomamos unas fotos que nos dieron una buena visión de lo que estábamos intentando hacer. Hicimos toda una presentación de cómo sería el coche de carreras de Stark y enseñamos los diseños oficiales que habíamos hecho, porque allí se toman muy en serio sus carreras. Creo que son algunas de las imágenes más dinámicas que jamás he visto porque esos coches realmente salen dando vueltas por los aires, dan tumbos por el medio kilómetro de pista y explotan, y el actor está en la escena. Así que un poco de luz y de aire soplando sobre ellos meten a Tony dentro, y tenemos una secuencia asombrosa en donde todo parece totalmente auténtico y real.