24 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Edward Norton: «Eisenheim es una especie de hijo pródigo, o de oscuro retorno»

Hablamos con el actor, que interpreta el papel principal en El ilusionista
Edward Norton
Edward Norton

Nominado al Oscar en dos ocasiones, Edward Norton encabeza el reparto estelar de El Ilusionista en el papel protagonista de Eisenheim. Norton saltó al estrellato junto a Richard Gere en Las Dos Caras de la Verdad, película por la que obtuvo su primera nominación a los premios de la Academia. Posteriormente ha protagonizado numerosos éxitos de crítica y taquilla como Todos Dicen I Love You, American History X, El Club de la Lucha o El Dragón Rojo.
Edward nos habla sobre su último trabajo:

Pregunta: No estaba familiarizado con la historia en la cual está basada el Ilusionista.
Edward: A través de este proyecto conocí la historia original, y me atrajo porque pensé que era una historia convincente y romántica. Tenía muchos elementos que me atraían.

P: Interpreta al protagonista, el mago Eisenheim.
E: Eisenheim es romántico de una forma oscura, enigmática. Es misterioso y reservado, pero al mismo tiempo, es un showman increíble. Como persona, es impenetrable, pero sobre el escenario cobra vida y tiene esa asombrosa presencia… Personalmente soy un gran fan de la magia y fue divertido aprender todos los trucos. La historia también tiene un profundo trasfondo romántico y nunca antes había hecho algo tan romántico.

P: Además estaba la lenta revelación de quién es realmente el personaje.
E: Eisenheim es una especie de hijo pródigo, o de oscuro retorno. Es una persona que lleva fuera de su hogar mucho, mucho tiempo, en busca de secretos y conocimiento. Cuando regresa, parece que posee estos increíbles poderes o aptitudes. El espectador no tiene ni idea de quién es, dónde ha estado, o qué ha estado haciendo, y una de las cosas que me atrajo de la forma en que el guión evoluciona, era que finalmente, Eisenheim mismo se muestra tal y como es.

P: La relación entre Eisenheim y el inspector Uhl (Paul Giamatti) es particularmente dinámica.
E: El inspector Uhl es un gran personaje. Es el punto de vista para el espectador, a través de cuyos ojos vemos cómo se desarrollan todos los acontecimientos. Se enorgullece de no involucrarse en sus casos, pero al final, ocurre lo contrario, y Eisenheim le muestra su punto de vista. Tienen un respeto mutuo el uno hacia el otro y su relación es más profunda porque ambos proceden de una clase social humilde. Intentan no convertirse en adversarios, pero de alguna forma, al final, se ven obligados. Argumentalmente, hay unos lazos muy fuertes entre Uhl y Eisenheim que me gustan.

El ilusionista
El ilusionista

P: Estaba en un curso por debajo de Giamatti en Yale.
E: Es uno de mis actores favoritos desde hace mucho tiempo, y durante aquellos años universitarios, Paul abordaba papeles más allá de su edad. Intelectualmente es intenso y tiene una energía realmente volcánica. Recuerdo verle actuar en una representación de Alguien voló sobre el nido del cuco hace mucho tiempo y estaba realmente asombroso. Creo que este papel va un poco en esa línea, y es realmente asombroso verle ejercitar un poco su versatilidad.

P: Según va transcurriendo la historia, Eisenheim se convierte en una doble amenaza para el príncipe (Rufus Sewell).
E: Creo que lo interesante sobre esta época, el cambio de siglo en esa parte del mundo, es que existían muchas fuerzas opuestas funcionando dentro del mismo mundo. Coexistían los últimos vestigios de la aristocracia, la clase imperial, y los crecientes movimientos de lo que sería el socialismo y el republicanismo. También tenías la racionalidad y el pensamiento científico moderno compitiendo con todo el resurgir del espiritismo, así que hay muchas corrientes de pensamiento muy fuertes compitiendo unas con otras. Creo que Leopold está frustrado porque su padre no se muere. No tiene la oportunidad de reinar y, sin embargo, tiene todas estas ideas progresistas y quiere modernizar el imperio. Y llega este tipo que de alguna forma capta el sentimiento de asombro de la gente. La posibilidad de que Eisenheim tenga poderes sobrenaturales o espirituales, o de que sea un místico, crea una tensión increíble entre ambos. Una de las cuestiones que plantea la película es: “¿posee Eisenheim realmente estos poderes o es que simplemente es muy listo?”

P: Admite haber sido fan de Rufus Sewell desde hace tiempo.
E: Pude ver a Rufus hace años cuando aparecía en una de mis obras favoritas, una obra irlandesa de Brian Friel llamada Translations, con la compañía que vino a Broadway. Estaba fantástico en esa obra. Siempre me ha encantado trabajar con británicos; son todos profesionales estudiados. Eddie Marsan (que interpreta al manager de Eisenheim, Josef Fischer) es igual. Fue un reparto estupendo y me resultó realemtne agradable trabajar con ellos. Rufus, Eddie, Paul y yo hemos trabajado unos años en el teatro y hemos conseguido llegar hasta el cine, así que tenemos mucho en común.

P: En cuanto a Jessica Biel…
E: Se unió al proceso bastante tarde, pero supo llegar al nivel admirablemente. Es una gran trabajadora y echó muchas horas con los profesores de dicción. Jessica tiene un aspecto muy de época – puedes imaginártela como una chica del Oeste o como una princesa eslava. Cuando la vi por primera vez vestida como Sophie, parecía haber salido de un óleo de la época. No parecía para nada una chica moderna.

P: Sacó información para su personaje de varias fuentes de literatura.
E: Una de las cosas que leí y que más me gustó fueron las memorias de Robert Houdin. A pesar de ser un mago francés que actuó a mitades del siglo XIX, era incomparable en su tiempo. Era la persona que tomaba la magia de algún juglar errante y la trasladaba a un escenario, ante la alta sociedad de París. De alguna forma, el espectáculo de Eisenheim está basado en algunas de las ilusiones particulares de Robert Houdin. En mi caso, también realicé un trabajo de investigación histórica, además de todo el trabajo práctico que realicé con Ricky Jay, y llegué a sentirme relativamente bien preparado. Tener a Jay alrededor era increíble y esencial a la vez. Esa fue la mejor parte del trabajo, trabajar con estos hombres, gente que actualmente son las máximas estrellas en el campo de la magia y el ilusionismo.

P: Conoció al mago Ricky Jay cuando aún era estudiante.
E: Acababa de finalizar la universidad y estaba trabajando de acomodador en un teatro. Ricky había diseñado un espectáculo propio que representaba en Nueva York y yo comencé a acomodar a la gente en sus representaciones, que posiblemente habría visto alrededor de veinte veces. Una o dos veces, Ricky me invitó a subir al escenario para ayudarle con algún truco, y muchos años después, cuando nos volvimos a encontrar y me dijo que era un gran fan mío, yo le comenté: “Bueno, realmente, yo solía subir al escenario para ayudarte en tus números.” Y no se lo podía creer. El siempre fue uno de mis héroes en ese mundo. Pensaba que era el mejor y fue realmente divertido intercambiar puntos de vista con él, porque hay muchas cosas sobre la magia que tienen que ver con la interpretación y viceversa.