27 de septiembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

David Fincher: «Veo muchas cosas de mi padre en Benjamin Button»

El curioso caso de Benjamin Button, los último del director, llega a la cartetera
David Fincher
David Fincher

David Fincher acaba de acumular 13 nominaciones al Oscar por su última película, el Curioso Caso de Benjamin Button. Una historia con tintes fantásticos, en la que seguimos la vida de un hombre (Brad Pitt) que nace con 80 años, y va rejuveneciendo a medida que cumple años.

Pregunta: Su pérdida personal influyó en la película.
David: Mi padre falleció hace cinco años, y recuerdo la experiencia de haber estado allí cuando se marchó. Fue increíblemente profundo. Cuando pierdes a alguien que te ha ayudado de muchas formas, que es tu ‘verdadero Norte’, pierdes la brújula de tu vida. Ya no tienes que tratar de complacer a nadie, y ya no tienes que reaccionar contra nadie. En muchos sentidos, te quedas totalmente solo.

P: En la preparación de la película, las primeras reuniones con los prodductores fueron muy personales.
D: Empezábamos a hablar de la historia, y al cabo de un cuarto de hora, estábamos hablando de las personas que habíamos amado y habían fallecido y de la gente a la que habíamos querido y no nos había hecho caso, o la gente que nos había perseguido o a quienes habíamos perseguido. La película es interesante por ello; nos afectó a todos.

P: Brad Pitt quería interpretar al personaje en todas sus edades.
D: Muchos actores interpretan sus papeles en base a lo que hace su personaje. Bien, Benjamin no ‘hace’ mucho por sí mismo, pero, bueno, sí que le pasan muchas cosas. Brad era la persona perfecta. Es el tipo de papel que resultaría pasivo en otras manos. A Brad solo le interesaba el personaje si podía interpretarlo en todas las edades. Kathy y Frank tenían verdadera curiosidad por saber cómo íbamos a hacerlo. Le comenté: ‘No lo sé, pero ya se nos ocurrirá algo’.

P: Pensó en Cate Blanchett desde que la vió en Elizabeth.
D: Recuerdo haber ido al Sunset 5 y pensar, ‘¿Pero quién es? ¡Dios mío!’. No es habitual ver a personas con esa potencia y habilidad.

David Fincher
Fincher, leyendo el guión con Brad Pitt y Cate Blanchett

P: La película sigue a los personajes que se cruzan con Benjamin.
D: Benjamin es una especie de bola blanca de billar y toda la gente que choca con él le deja su huella. Así es la vida: una colección de esas marcas y huellas. Todos ellos le convierten en lo que es y en nadie más.

P: Taraji P. Henson ha sido otro de los aciertos del reparto.
D: Nos convenció a todos que fuera tan viva y maternal en Hustle and Flow. Encontré en Taraji toda la calidez, esa carencia total de prejuicios sobre los otros de Queenie.

P: Benjamin crece siendo adulto con una ecuanimidad hacia las pérdidas que pocas personas experimentan.
D: Procede de un mundo de personas que aceptan su propia mortalidad, por lo que pocas cosas le asustan. Todas las personas que conoce son efímeras; todos los momentos con ellas bien pueden ser los últimos. Sin embargo, ninguna de esas personas está histérica, todos lo aceptan. Por eso, desde que es muy joven, está familiarizado con los aspectos más profundos de la muerte. Nos llega a todos y nos pasamos la vida concentrándonos en otras cosas para evitar tener que pensar en lo inevitable.

P: Encontró este rasgo de aceptación en su propio padre.
D: Veo muchas cosas de mi padre en Benjamin. Como periodista y producto de la Gran Depresión, mi padre fue un estoico en cierta medida, un observador, aceptaba las cosas sin juzgarlas. Recuerdo que le hacía feliz apreciar a las personas tal y como eran. Infiltré esta característica en las reacciones de Benjamin y, sobre todo, en la forma en que trata con la gente, con las situaciones. Le miraba y me decía: ‘Sí, Jack lo haría así. Eso es lo que haría.’

El curioso caso de Benjamin Button
El curioso caso de Benjamin Button

P: La historia de amor entre Benjamin y Daisy es diferente.
D: No se trata de un canto a la ‘dependencia’ del tipo ‘No puedo vivir sin ti’. No se están esperando. Son los dos sexualmente activos. Son dos personas completas que deciden estar juntas durante un tiempo, incluso aunque no sea el camino más fácil. El universo conspira para convertirlos en lo que son en el momento adecuado. Es como si se sintieran aliviados cuando están juntos porque ahora puede ocurrir justo como se suponía que tenía que ser.

P: El objetivo del diseño de producción era el realismo.
D: A pesar de que había muchos elementos de fábula en la historia, quería que por otra parte resultara lo más realista posible. No quería crear ese efecto de ‘Érase una vez’. No quería sacar a los actores del atolladero. No quería sacar al público del atolladero. Todo tenía que pertenecer a su período; el aspecto de los lugares, la ropa de la gente, el tipo de gafas o audífonos que usaban…

P: También va cambiando la iluminación.
D: Existe una progresión en la tecnología, desde las velas y las lámparas de gas hasta las bombillas incandescentes y las fluorescentes. Hay algunas luces de cine, pero no muchas. En su mayoría, se filmó digitalmente para poder utilizar ese tipo de orígenes de la iluminación y poder movernos también rápidamente.

P: Algunas tomas, como la de Cate bailando en Nueva York, son muy orgánicas.
D: Esa toma fue muy sencilla. Lo vimos y dijimos: ‘Tenemos que rodar ahí’. Discutimos un poco sobre cuál debía ser el fondo y dije: ‘Bueno, lo que hay ahí es una ciénaga, así que vamos a crear vapor o humo, iluminar esos árboles y representarla a ella como una silueta.’ Estamos buscando un estilo del Viejo Hollywood clásico, muy sencillo. Parecía como una caja de música.