28 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

The Babysitter: Killer Queen (2020)

Divertida, pero menos que la primera
The Babysitter: Killer Queen

Título original: The Babysitter: Killer Queen
Año: 2020
Compañía: Boies-Schiller Film Group / Wonderland Sound and Vision
Director: McG
Guión: Dan Langana, Brad Morris, Jimmy Warden y McG
Reparto:
Judah Lewis (Cole)
Emily Alyn Lind (Melanie)
Jenna Ortega (Phoebe)
Andrew Bachelor (John)
Bella Thorne (Allison)

The Babysitter: Killer Queen
Cole tiene pesadillas

Sinopsis:
Han pasado dos años desde que Cole salvó la vida cuando su niñera y sus amigos intentaron matarle. Pero ahora nadie le cree, ni siquiera sus padres, y por ello se ha convertido en el freak del instituto. Solamente su amiga Melanie le cree y le defiende. Aunque parece que la nueva chica rara del instituto, Phoebe, podría tener algo más en común con él que el resto de compañeros. Cuando Cole descubre que sus padres planean internarle, decide aceptar una invitación para ir de fiesta al lago con Melanie y sus amigos.

Cole piensa, como Melanie, que salir y divertirse le servirá para relajarse, superar el trauma, y volver a tener una vida normal. Lo que no espera es que en el lago le tocará volver a luchar por su vida una vez más.

The Babysitter: Killer Queen
Pero… ¿no estaban muertos?

Comentario:
Tres años después del inesperado éxito de The Babysitter, llega a Netflix su secuela, que cuenta con todo el reparto de vuelta, y con McG de nuevo al mando. Desgraciadamente, no contaron con Brian Duffield, guionista de la primera entrega. Ambas películas son igualmente sencillas, sin más pretensión que la de hacer pasar un buen rato. Pero donde la primera acertaba en el ritmo, en aplicar la inteligencia para sacarle el mayor partido a algo que no era nuevo; la segunda falla retorciéndose sobre mi misma, e intentando dar más, cayendo en un cúmulo de autoreferencias que acaban por hacerse repetidas. No era necesario repetir toooodos los mejores gags de la primera.

No es una película aburrida, porque hay que reconocer que McG sabe ser entretenido cuando se lo propone. Por mala que sea una película de su filmografía, casi siempre eres capaz de terminarla sin que sea un tormento. Sigue habiendo comedia, splatter… pero esta vez lidiamos con flashbacks que no aportan absolutamente nada mas allá de salpicar la película con la presencia de Samara Weaving (¿no habría sido mejor que volviese a ser la villana? Quizá no quiso volver a hacer la misma película otra vez, como sí han hecho todos los demás. Desgraciadamente su sustituta no vuela a su misma altura).

En cierto modo, si la primera homenajeaba a esas cintas de terror juvenil de los 80s; esta secuela sería la típica segunda parte directa a vídeo de aquella época, hecha para aprovechar el tirón. Lo mejor, la química entre Judah Lewis y Jenna Ortega. Los dos son lo más rescatable a nivel actoral de la película, y provocan que los personajes nos importen dentro de una historia que se resume en un folio. Si te gustó la primera, echarás el rato viendo su secuela. Pero no volverás a verla una segunda vez. Si no te gustó la anterior, ni te acerques a ésta.