7 de mayo de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Temblores 7: Shrieker Island (2020)

Los graboides se van al Caribe
Temblores 7

Título original: Tremors: Shrieker Island
Año: 2020
País: Estados Unidos
Director: Don Michael Paul
Guion: Brian Brightly y Don Michael Paul
Reparto:
Michael Gross (Burt Gummer)
Jon Heder (Jimmy)
Richard Brake (Bill)
Caroline Langrishe (Jas)
Jackie Cruz (Freddie)

Temblores 7
Vuelven los graboides

Sinopsis:
La compañía Avex-Bio Tech, además de dedicarse a la ingeniería genética, organiza campamentos de caza para ejecutivos. Su última actividad parece más peligrosa de lo acostumbrado: han creado unos graboides modificados genéticamente que han soltado en una pequeña y solitaria isla del Pacífico para crear una experiencia de caza definitiva. Pero, ¿pueden mantener bajo control a los monstruos?

El plan es descubierto por un grupo de científicos que trabajan en una isla vecina. Cuando se enteran de lo que ocurre en la otra isla, no tardan en buscar la ayuda de la persona que más sabe sobre eliminar graboides: Burt Gummer, quien se había retirado a una pequeña isla desierta para alejarse de la humanidad. Pero, ¿cómo hacer frente a unos monstruos más peligrosos de nunca sin apenas equipamiento?

Temblores 7
Burt, apartado de la civilización

Comentario:
La séptima entrega de la saga iniciada en 1990 por Ron Underwood llega 30 años después para dejarnos posiblemente el que sea su capítulo final. Don Michael Paul, director de las dos secuelas anteriores, vuelve a la franquicia, con menos medios que nunca, para filmar una película muy discreta, pero entretenida. Lo justo para que los fans de la saga tengan una aventura más, esta vez abandonando los terrenos áridos para acercarse más a los terrenos de un «Parque Jurásico con graboides«, rodando en las islas de Thailandia.

Michael Gross vuelve a interpretar una vez más a Burt Gummer cada vez más humano, acompañado de una serie de secundarios que van desde una correcta Caroline Langrishe a un Jon «Napoleon Dynamite» Heder que no consigue poner en pie su personaje humorístico, pasando por un sobreactuado Richard Brake.
Todos haciendo lo que pueden enterrados en clichés y estereotipos, y sorteando unos agujeros de guion que solamente un graboide gigante podría realizar (al nivel de que los personajes anden como Pedro por su casa sabiendo que tienen un monstruo justo debajo, por dejar uno de los ejemplos más sangrantes).

Pese a sus taras, que no son pocas, la película entretiene, y ofrece bastante acción. Eso sí, en muchas ocasiones con los monstruos fuera de plano para ahorrar costes. Aunque mejor así, y tenerlos en algunos cortes hechos con más cuidado que haberles visto las costuras durante medio metraje. Cerrando con repaso (algo) emotivo a la saga en los títulos de crédito. No es el mejor final para Temblores, pero tampoco está muy por debajo de la mayoría de las secuelas de la original.

Tras el estreno, directo a vídeo debido a las restricciones causadas por el COVID-19, Gross decía que estaba abierto a una octava entrega, y que ésta vería la luz si las ventas de la película eran suficientes. Sinceramente, uno preferiría que la cinta diese cierre a esta saga, que parece ya bastante agotada. Solamente un retorno de Kevin Bacon y Fred Ward (¿por qué no? Lo consiguieron hace unos años para el episodio piloto no emitido que dirigió Vincenzo Natali) podría remontar esta franquicia, que necesita más un reboot o un descanso que otra secuela más.