23 de abril de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Scanners II: El nuevo orden (1991)

Más estallidos de cabeza
Scanners II

Título original: Scanners II: The New Order
Año: 1991
País: Canadá
Director: Christian Duguay
Guion: B.J. Nelson
Reparto:
David Hewlett (David Kellum)
Isabelle Mejias (Alice Leonardo)
Yvan Ponton (John Forrester)
Tom Butler (Dr. Morse)
Raoul Trujillo (Peter Drak)

Scanners II
Los scanners buenos

Sinopsis:
En un salón recreativo, un vagabundo llama la atención de todos controlando una de las máquinas solamente con su mente, hasta hacerla explotar sembrando el caos. Se trata de un nuevo scanner, que un departamento de la policía busca para crear una nueva unidad con la que luchar contra el crimen.

En otro lugar, el joven David ha abandonado su vida rural para seguir estudiando en la ciudad. Sin embargo, pronto se da cuenta de que sus dolores de cabeza y sus ataques de confusión se han incrementado en este nuevo entorno. Un atraco a una tienda de alimentación será el detonante que le haga tomar conciencia de sus poderes mentales.

Scanners II
El psicópata Drak

Comentario:
Una década después de la original de David Cronenberg, Pierre David, el productor de Scanners que se quedó los derechos para hacer una secuela, explota el nombre del director candiense, que había crecido enormemente (más que el de la propia película) para lanzar una secuela directa a vídeo, rodada con apenas 5 millones de dólares. Lo hacen con un subproducto, inferior al original (que ya de por sí se puede considerar un lunar en la filmografía de Cronenberg).

Primero, porque esta secuela repite en demasía todo lo propuesto en la película de los 80. Desde que empieza todo con otro scanner vagabundo, hasta la organización científica con una doble cara, pasando por supuesto por las inevitables explosiones de cabeza. B.J. Nelson se esfuerza poco en proponer nuevas cosas al universo scanner, y el resultado es una historia bastante simplona y aburrida, que conecta con la primera película de una forma muy forzada.

El reparto no ayuda. En general es muy flojo, destacando especialmente el histrionismo de un Raoul Trujillo que queda a años luz de su equivalente en la primera entrega, Michael Ironside.
Mejores son los efectos especiales. El equipo original no estaba disponible para volver en esta película, por lo que Shadoworks Inc tuvo ocasión de mejorar lo que vimos en la película de Cronenberg (a excepción curiosamente de la mencionada explosión craneal, que aquí no alcanza ese nivel de fuerza visual ni de sorpresa).
Más fallido fue el intento de situar la acción en una especie de distópico futuro cercano. Unos tímidos planos de una ciudad futurista, un bar con música a través de auriculares… muy pobre (e innecesario) todo.

Una película muy hija de su época (aparición del videojuego Operation Wolf, tímida crítica al desmadrado consumo de drogas de los 80s, una banda sonora synthpop tan contemporánea como desacertada…) que no tiene la lectura que tenía la primera película. Se queda en un film de acción simplón, medianamente entretenido (más en su primera mitad) y que no sirve para cementar la saga.