20 de octubre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Resident Evil (2002)

La adaptacion de un videojuego que pasó por alto el videojuego
Resident Evil

Título original: Resident Evil
Año: 2002
Compañía: Constantin Film / Davis-Films / Impact Pictures / New Legacy
Director: Paul W.S. Anderson
Guión: Paul W.S. Anderson
Reparto:
Milla Jovovich (Alice)
Michelle Rodriguez (Rain Ocampo)
Eric Mabius (Matt Addison)
James Purefoy (Spence Parks)
Martin Crewes (Chad Kaplan)

Resident Evil
Alice (Milla Jovovich)

Sinopsis:
La Corporación Umbrella sufre un atentado en sus mastodónticas instalaciones subterráneas. Un peligroso virus es liberado. El ordenador central cierra todos los accesos para aislar la infección.
Un grupo de agentes especiales penetra en el complejo a través de una entrada secreta, situada en una mansión, capturando a sus inquilinos y llevándolos con ellos al interior. Una vez dentro, su objetivo es apagar el ordenador central para encontrar supervivientes e investigar lo ocurrido.
Lo que no saben es que el virus ha matado a todos los trabajadores del complejo, y les ha devuelto luego a la vida.

Resident Evil
Rodeada por los muertos

Comentario:
La primera versión cinematográfica de la saga de videojuegos creó cierta controversia entre los fans. Y es que el film tiene varios argumentos a favor y en contra. Entre los segundos, destaca el hecho de que no es en absoluto fiel a los juegos. Si a eso sumamos que, para ser una película de zombies, los muertos salen poco, y el terror brilla por su ausencia, la sentencia parece estar echada. Sin embargo, si la observamos como film de entretenimiento y acción, independientemente de su origen, resulta aceptable. Hay alguna escena de suspense bien llevada, un par de momentos de zombies en los que la masa de muertos vivientes resulta realmente impactante («engullendo» víctimas dentro, o bullendo como gusanos dentro de un cadáver), cosa que no muchos films de zombies han conseguido reflejar. Individualmente, los muertos no resultan tan acertados, pero consiguen un aprobado, al igual que los momentos de acción, muy desiguales.
El film afloja en la parte final, subiendo de nivel en su muy certero epílogo, que es de los momentos que más recuerdan al videojuego.