24 de enero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Los chicos del maíz 4: La reunión (1996)

Sustos baratos para una secuela barata
Los chicos del maíz 4

Título original: Children of the Corn: The Gathering
Año: 1996
Compañía: Dimension Films
Director: Greg Spence
Guión: Stephen Berger y Greg Spence
Reparto:
Naomi Watts (Grace Rhodes)
Jamie Renée Smith (Margaret Rhodes)
Karen Black (June Rhodes)
William Windom (Doctor Larson)
Brent Jennings (Donald Atkins)

Los chicos del maíz 4
Alguien acecha en el maizal

Sinopsis:
Grace deja la universidad y vuelve a su pueblo natal para cuidar de su madre y sus hermanos. La matriarca, June, no se encuentra bien, y sufre varios cambios de humor, provocados por extraños sueños en los que se encuentra con un niño herido que siempre termina por atacarla.

Grace encuentra un nuevo empleo temporal como asistente del médico local. Justo a tiempo para ver cómo una epidemia parece afectar a todos los niños del pueblo, que comienzan a sufrir una repentina fiebre, seguida de convulsiones, que acabarán cuando todos cambien su personalidad y comiencen a atacar a los adultos.

Los chicos del maíz 4
A Grace no va a durarle mucho el nuevo empleo

Comentario:
La cuarta entrega de la saga basada en la novela de Stephen King intenta ofrecer un nuevo comienzo a la historia. Nos alejamos del pueblo original y las adopciones que provocaron sus primeras secuelas, ofreciendo un nuevo enfoque (o un intento, al menos), con algunas variaciones sobre lo que veníamos viendo. Aunque hay una escena no incluida en el montaje final que conecta al joven predicador que lidera los niños en esta secuela como la entidad maligna que subyacía en las anteriores.

En realidad suena a algo más novedoso de lo que es. Porque lo cierto es que estamos ante una prueba más de que el relato de King se ha estirado más de la cuenta, y que va faltando imaginación para sacarle punta. Tampoco parece en esta ocasión que el material estuviese en unas manos capaces de mucho más, ya que el guion está lleno de personajes totalmente prescindibles, tramas que no van a ninguna parte como la de la madre que no salía de su casa, o el crimen de la familia Atkins…

Y la que se supone que debe ser la trama principal, la de una joven Naomi Watts, se trata con una ligereza que raya lo ridículo. Watts firma de paso probablemente la peor interpretación que le hemos visto de largo, con un registro planísimo, que para nada hacía prever que esa actriz acabaría trabajando con varios de los grandes, y acumular nominaciones a grandes premios. Tampoco Karen Black, la (en su momento) mayor estrella del reparto, sube el nivel en ninguna de sus escenas.

Pocas muertes, menos tensión, ritmo fallido, un villano que no termina de entrar en el juego… La lista de problemas de la película cubre casi cada aspecto de la misma, y solamente salvaremos unos efectos especiales baratos, pero hechos con imaginación y ganas de mostrar carnaza (las pocas veces que la historia se lo permite). ¿Y el terror? Spence lo despacha haciéndonos dar un par de saltos de los baratos; de esos que están metidos con calzador de buenas a primeras, sin trabajarlos ni un segundo. La película no merecía otra cosa que no fuese marcar el final de la franquicia. Sin embargo, algún directivo muy codicioso (o muy optimista) aún pensó que se podía sacar más juego de ella…