28 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

La sombra de Frankenstein (1939)

Karloff se despide del personaje
La sombra de Frankenstein

Título original: Son of Frankenstein
Año: 1939
Compañía: Universal Pictures
Director: Rowland V. Lee
Guión: Willis Cooper
Reparto:
Basil Rathbone (Barón Frankenstein)
Boris Karloff (El monstruo)
Bela Lugosi (Ygor)
Lionel Atwill (Inspector Krogh)
Josephine Hutchinson (Baronesa Frankenstein)

La sombra de Frankenstein
Ygor muestra el monstruo al Barón

Sinopsis:
El Barón Frankenstein, hijo del doctor, llega al castillo para heredar las posesiones de su padre. Lo hace acompañado de su mujer y sus hijo. Pero el resto de vecinos del pueblo no están contentos con la llegada de un nuevo Frankenstein a la localidad. El recuerdo de los monstruosos experimentos de su padre ha sumido en la miseria a la zona, que ahora evita cualquier viajero. El Barón no comparte la visión del pueblo, y ve a su padre como un pionero, un hombre de ciencia incomprendido.

Una vez instalado en la mansión, el Barón recibe los estudios de su padre, y comienza a interesarse por ellos. Visitando el viejo laboratorio de su padre conocerá Ygor, un sirviente con el cuello roto que trabajó a las órdenes del difunto doctor. Y el propio Ygor le conducirá a otro descubrimiento aún mayor: el monstruo que creó su padre sigue vivo.

La sombra de Frankenstein
Ygor y el monstruo

Comentario:
Cuando Carl Laemmle dejó la Universal, la compañía decidió dejar de lado la producción de cintas de terror. Y así fue hasta que el éxito de una sesión doble en Los Angeles de Drácula y El Doctor Frankenstein invitó a los productores a replantearse su decisión. Y volvieron el género por todo lo alto.

Para empezar, decantándose por una secuela de Frankenstein, la tercera en la saga. Segundo, uniendo en ella a sus dos grandes estrella, Boris Karloff de nuevo como el monstruo, y Bela lugosi como Ygor. Para el primero, sería la última participación en la saga como el monstruo que le lanzó a la fama. Para el segundo, con su carrera en declive, supuso todo un regalo al lograr uno de sus papeles mejor valorados, además de ayudar a crear a un secundario mítico como Ygor, que aparece en el cine por primera vez en esta película. Al dúo se unía Basil Rathbone, uno de los actores del momento, tras su doble nominación al Oscar por sus papeles en Romeo y Julieta (1936), y Si yo fuera rey (1938). Rathbone llegó al proyecto debido a que Peter Lorre, al que se llegó a anunciar en los medios no pudo participar en la película.

El rodaje fue muy accidentado. Lee no estaba contento con el guion de Cooper, y los productores cambiaron de opinión sobre rodar en technicolor, y acabaron realizando la película en blanco y negro. Estos retrasos obligaron al director a finalizar la película en poco tiempo, y al guionista a reescribir el libreto prácticamente día a día. Dicen que a veces las páginas llegaba poco antes de que los actores comenzaran a rodar. Los retrasos aumentaron casi al doble el presupuesto inicial, pero el éxito de la película en taquilla fue mayúsculo, propiciando el retorno decidido de la Universal al género.

El film no tiene la magia y la poesía que James Whale supo poner en sus dos primeras entregas de la saga. El guion también es mejorable. Pero todo se sostiene en unas interesantes interpretaciones de Rathbone, Atwill, y especialmente Lugosi, que roba el protagonismo a un Karloff que parece cansado de cargar con el maquillaje de Jack Pierce. Supone un digno tercer acto para la trilogía Karloff-Frankie, antes de que el actor dejase la saga y ésta se siguiese extendiendo con títulos muy inferiores al que nos ocupa.