24 de enero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

La furia de Mackenzie (2009)

Una joya de la serie B española
La furia de Mackenzie

Título original: La furia de Mackenzie
Año: 2009
Compañía: La Zanfoña / Spaghetti Monsters
Director: José Luis Reinoso, Félix Caña y Paco Campano
Guión: José Luis Reinoso, Félix Caña y Paco Campano
Reparto:
Rubén «Cucaracho» Hernández (Mackenzie)
Javier Gallego (Branson)
Paco Campano (Lance)
Sergio Ruiz (Jacob)
Mercedes Almarcha (Susan)

La furia de Mackenzie
Mackenzie y Jacob

Sinopsis:
Los días de evasión de la justica parecen haber acabado para Mackenzie y Branson. Los dos delincuentes son trasladados de la prisión, rumbo a una merecida muerte. Los custodia el Sheriff Apollo, el héroe que ha conseguido capturar a estos dos peligrosísimos criminales. Éste es quien decide hacer una parada en la ruta 74, para ajusticiarles él mismo, liberándoles con la idea de darles caza de nuevo.
Los dos presos huyen de su perseguidor, y encuentran refugio en una casa de campo. Allí secuestran a una familia que resulta tener más problemas y secretos de lo que se podía suponer. Mientras, monstruos alienígenas pululan por los alrededores; y la presencia de Lance, un inocente joven obsesionado con las invasiones espaciales, saca de quicio a secuestradores y secuestrados.

Rubén "Cucaracho" Hernández
Le quieres de tu lado

Comentario:
La historia del cine fantástico está llena de debuts brillantes, de películas hechas entre amigos y sin apenas presupuesto, que se han convertido en clásicos con el paso de los años. La furia de Mackenzie bien podría cubrir un hueco que en España diría que está vacío desde Acción mutante (y ni eso, que aquella la producía Almodóvar). Porque el film rebosa humor, originalidad, y amor por un tipo de cine casi extinto, orientado sin ningún pudor a darle al espectador lo que está esperando.
Y así encontramos a Mackenzie, un antihéroe peligroso pero muy humano; a Lance, el tonto del pueblo que avisa siempre de la llegada de los extraterrestres; Apollo, el corrupto representante de la ley… una galería de personajes que se mezclan entre numerosos homenajes al cine de género (y al que no es de género). Todo hecho con un presupuesto de algo más de 2000 euros, y repartiéndose las tareas entre el equipo, con dos de los directores reservándose dos de los papelones de la cinta, o con el protagonista creando los logrados monstruos. Una delicia que sin duda tendría secuela si esto fuesen los ochenta y la cinta fuese americana.