24 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

I Am Mother (2019)

Thriller de ciencia ficción, de más a menos
I Am Mother

Título original: I Am Mother
Año: 2019
Compañía: The Penguin Empire / Southern Light Films / Rhea Films / SLA Films / Southern Light Films
Director: Grant Sputore
Guión: Michael Lloyd Green y Grant Sputore
Reparto:
Clara Rugaard (Hija)
Hilary Swank (Mujer)
Rose Byrne (Madre-voz)
Luke Hawker (Madre-movimiento)
Tahlia Sturzaker (Niña)

I Am Mother
Hija y sus futuros hermanos

Sinopsis:
La humanidad se extingue y Madre, un robot, comienza un proceso de reproducción in vitro para crear a Hija, una joven en la que recae el futuro de la humanidad. Durante años, ambas conviven en un búnker, protegidas de la contaminación del exterior. Allí Madre educa a Hija, poniendo especial énfasis en su ética y moral. Una vez que Madre se sienta con suficiente experiencia como «progenitora», ha prometido a Hija que dará vida a un hermano.

Pero Hija cada vez tiene más curiosidad sobre el mundo exterior, hasta que en uno de sus acercamientos a la puerta del búnker descubre que hay una mujer herida al otro lado de la puerta. Tras permitirle el paso, toda su percepción del mundo cambiará.

I Am Mother
Una madre 100% dedicada

Comentario:
Cuando ves a alguien bailar, aprecias un giro o una pirueta. Pero si hace demasiadas, sabes que probablemente no está bailando muy bien. Y que las probabilidades de que tropiece y caiga al suelo son mayores. Algo así pasa con este thriller de ciencia ficción estrenado en Netflix. La película va de más a menos, y la culpa la tienen los interminables giros que a veces ni llegan a ser tales.

La primera mitad de la película es muy notable. Nos presenta la relación entre el robot y la humana, y nos despierta un montón de preguntas, algunas de ellas más allá de la historia que nos proponen. Quizá es un acto algo largo, pero se mantiene el interés gracias a la solvente actuación de Rugaard; y a una inquietante Madre, que aunque en el fondo sepamos que seguramente oculta algo, nos atrapa con su lado más humano, el de una madre que va aprendiendo a medida que experimenta la maternidad.

Entonces llega el personaje de Hilary Swank, y la película comienza a decaer. La actriz nos deja un trabajo bastante más flojo de a lo que nos tiene acostumbrados, que no supone rival para Madre (ni física ni emocionalmente), con lo que tenemos un conflicto bastante descafeinado, basado en un giro tras otro para hacernos dudar de quién miente a quién. Falla una de las tres patas de la película, y ésta cojea. Todo el misterio y la reflexión se van desvaneciendo, y volvemos al terreno del miedo a las inteligencias artificiales que ya hemos explorado, y mejor, en otros títulos. Aquí la novedad es que la IA es la creadora en lugar de la creada, y debe mantener ella el control sobre la humana. Pero el intercambio de papeles se queda ahí, aportando poco más.

Resumiendo, la película queda salvada por su primer acto, pero deja esa sensación de que había mejores líneas que seguir a lo largo de su metraje, que por suerte no cae en el error de ser excesivamente largo (un detalle más a favor). No decepciona pero tampoco deslumbra.