23 de abril de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Hollywood Chainsaw Hookers (1988)

El título lo dice todo
Hollywood Chainsaw Hookers

Título original: Hollywood Chainsaw Hookers
Año: 1988
Compañía: American Independent Prd. / Camp Motion Pct.
Director: Fred Olen Ray
Guión: S. Carver, T.L. Lankford, B.J. Nestles y Fred Olen Ray
Reparto:
Jay Richardson (Jack Chandler)
Linnea Quigley (Samantha)
Michelle Bauer (Mercedes)
Gunnar Hansen (Jefe de la secta)
Dawn Wildsmith (Lori)

Hollywood Chainsaw Hookers
Mercedes y su herramienta de trabajo

Sinopsis:
El detective privado Jack Chandler es contratado para encontrar a Samantha una joven que se ha fugado de casa. Merecedes, por su parte, es una prostituta que acaba de encontrar un cliente en un bar. Tras llevarle a su casa y poner un poco de música, le tumba en la cama y comienza a desnudarse. Tras cubrir con plástico los muebles, saca una sierra mecánica y con ella descuartiza al desdichado. Mercedes pertenece realmente a una secta que adora a una divinidad egipcia, liderada por un enigmático personaje. Los caminos de Jack y los miembros de la secta se cruzarán cuando el investigador encuentre a Samantha trabajando como bailarina de streaptease en un local.

Hollywood Chainsaw Hookers
Gunnar con el rostro al descubierto

Comentario:
«Las Putas con Motosierra de Hollywood» sería más o menos la traducción del título de esta película. El director Fred Olen Ray, cuya obra se mueve siempre entre presupuestos bajísimos contó para este trabajo con dos de sus actrices fetiche, Linnea Quigley (quien con este título remarca su posición como «scream queen» más popular entre los fans), y la exhuberante Michelle Bauer, en su film más conocido (pese a aparecer en los títulos de crédito como Michelle McClellen). Para el papel de líder de la secta, Olen Ray contó con Gunnar Hansen, conocido por su interpretar a Cara de Cuero en el clásico la Matanza de Texas. Pese a haberse convertido en film de culto, el film no pasa de ser un entretenimiento menos divertido (e incluso menos sangriento) que otros títulos del propio Olen Ray.