26 de febrero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Felicidad (2021)

Mike Cahill se mete en su mundo
Felicidad

Título original: Bliss
Año: 2021
Compañía: Amazon Studios / Endgame Entertainment / Big Indie Pictures
Director: Mike Cahill
Guion: Mike Cahill
Reparto:
Owen Wilson (Greg Wtitle)
Salma Hayek (Isabel Clemens)
Nesta Cooper (Emily Wittle)
Jorge Lendeborg Jr. (Arthur Wittle)
Ronny Chieng (Kendo)

Felicidad
¿Dos científicos…

Sinopsis:
La vida de Greg parece desmoronarse. Su adicción a las drogas ya le dejó sin su mujer y sus hijos. Y ahora, su falta de atención en el trabajo también parece que va a costarle el empleo. Mientras es despedido, Greg provoca accidentalmente la muerte de su jefe, y huye del edificio.

Fuera conoce a Isabel, una vagabunda que le muestra que la realidad en la que viven es falsa. Las personas que les rodean no son reales y todo se trata de una simulación en la que sólo ellos y unas pocas personas más son de verdad. Pero, ¿tiene ella razón?

Felicidad
…o dos yonkis?

Comentario:
10 años le ha llevado a Mike Cahill rodar su tercera película tras su prometedor debut en Otra Tierra. Y, desgraciadamente, el director norteamericano no termina de cumplir con lo que se podía esperar tras su opera prima. Con Orígenes contentó a bastantes, pero Felicidad puede terminar con las esperanzas que teníamos puestas en él.

Durante toda la película, la historia juega con la ambigüedad sobre si estamos viendo un thriller de ciencia ficción, o un drama social sobre dos adictos. No os diremos en qué caso nos encontramos (la propia historia despejará esas duda muy pronto, nos tememos). Lo que sí os diremos es que como thriller resulta aburrida; y como drama, todo es demasiado «limpio» (tengo vecinos más sucios que esta pareja de yonkis). No ayuda tampoco que el final se vea venir a leguas de distancia.

Casi que como mejor funciona la película es como historia romántica, ya que pese a que Wilson y Hayek están muy, muy flojos, sí que encontramos en ellos una extraña química. O quizá una extraña falta de ella. Sea cual sea el caso, lo importante es que funciona, dando una auténtica sensación de pareja unida por las circunstancias adversas, que seguirá junta pero que podría romperse en cualquier momento. Que necesita cada uno el apoyo del otro para seguir adelante.

Aunque Cahill no se centra en ello, y persiste en su idea de reflexionar sobre los mundos internos en los que nos podemos aislar cada uno. Pero lo hace sin lanzar grandes preguntas, ni mucho menos sugerir respuestas. Y aunque se partía de un concepto ambicioso, al final nos queda una película bastante olvidable.