20 de junio de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

En la hierba alta (2019)

Terror minimalista de la mano de Natali y King
En la hierba alta

Título original: In the Tall Grass
Año: 2019
Compañía: Netflix / Copperheart Entertainment
Director: Vincenzo Natali
Guión: Vincenzo Natali
Reparto:
Laysla De Oliveira (Becky)
Avery Whitted (Cal)
Patrick Wilson (Ross)
Harrison Gilbertson (Travis)
Rachel Wilson (Natalie)

En la hierba alta
El pequeño Tobin (Will Buie Jr.)

Sinopsis:
Los hermanos Becky y Cal viajan a San Diego, donde ella pretende abortar del hijo que está esperando de su ex, Travis. Realizan el viaje en coche, a través de la América rural. Durante una parada, escuchan una voz que proviene de dentro de una plantación de hierbas altas. Es un niño pidiendo auxilio, al que su madre, también desde dentro de la vegetación, manda callar. Los hermanos entran en la hierba, y pronto se pierden de vista.

No tardan en darse cuenta de que dentro nada es lo que parece. Encontrar el camino de salida parece imposible, y la familia a la que escucharon dentro de la plantación están todos separados y parecen huir de algo. Pronto a los hermanos y a la familia se unirá Travis, que ha entrado en el campo de hierba tras ver el coche de Becky y Cal aparcado en la carretera.

En la hierba alta
Esto sí que es un embarazo de riesgo

Comentario:
En 2012 Stephen King editaba la novela en la que se basa la película, y que firmaba junto a su hijo Joe Hill. Tres años después, Natali mostraba su interés en hacer la película, aunque el proyecto cayó en saco roto hasta que Netflix se hizo con los derechos del libro, recuperando el trabajo que había hecho ya Natali en la adaptación.

El director vuelve a interesarse por espacios claustrofóbicos (aunque sea contradictorio pensar que lo es una ambientación totalmente abierta), del mismo modo que King reincide en sus escenarios de la América más profunda. Todo con la exquisitez visual del director, que salva un guion que quizá complica demasiado el material original. De hecho, la primera parte, la más fiel al libro, es la que mejor funciona de toda la película, con momentos en los que nos trasladan perfectamente la angustia de los protagonistas.

Sin embargo, a medida que la cinta avanza vamos perdiendo todo ese embrujo e inquietud, y solamente el buen trabajo de Patrick Wilson consigue mantenernos en tensión durante el resto de la película. Mientras que en Cube veíamos cómo se iba resolviendo los enigmas del escenario, en este nuevo laberinto parece no haber ninguna norma, lo que unido al exceso de información inicial hace que el giro de la película no termine de engancharnos para su segundo acto de la forma en la que nos tenía completamente atrapados en el primero.

Aunque al final se haga un poco larga, el conjunto es entretenido, pero el buen ejercicio de creación de tensión de Natali no es suficiente para que vayamos a recordar esta película mucho después de haberla visto. Nos queda la sensación de que se podía haber hecho más, alargando la primera parte de la historia o desarrollando un poco más los personajes para que conectemos con ellos, ya que apenas logran una segunda dimensión (no hablemos ya de una tercera).