28 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Embryo (1976)

Un monstruo de Frankenstein sexy y aburrido
Embryo

Título original: Embryo
Año: 1976
Compañía: Sandy Howard Productions
Director: Ralph Nelson
Guión: Jack W. Thomas y Anita Doohan
Reparto:
Rock Hudson (Paul Holliston)
Barbara Carrera (Victoria Spencer)
Diana Ladd (Marta Douglas)
Anne Schedeen (Helen Holliston)
Roddy McDowall (Frank Rilley)

Embryo
Si eres endocrino, también puedes ejercer de veterinario

Sinopsis:
Mientras vuelve a cada de noche, el Dr. Paul Holliston atropella una perra embarazada. Lleva el can a su laboratorio, que hacía tiempo que tenía abandonado tras sufrir la pérdida de su esposa. Allí el doctor extirpa al can los embriones que lleva dentro, desarrollando los fetos in vitro, aplicando una hormona de crecimiento ideada por él. Uno de los dos cachorros sobrevive, mostrando una gran inteligencia.

En ese momento, Paul decide probar su fórmula con un embrión humano. Un contacto del hospital le proporciona un embrión obtenido de una suicida embarazada. El doctor aplica la hormona al embrión, confiando en aprender algo del experimento, y pensando que el bebé no pasará de los 5 meses de vida. Sin embargo, el feto comienza a crecer a ritmo de un año de vida natural por cada 24 horas, y el ritmo no se detiene al retirar la hormona. En unas semanas, Paul se encuentra en su laboratorio con una joven de 24 años.

Embryo
Victoria (Barbara Carrera)

Comentario:
En los 70, el comienzo de la fecundación in vitro o la despenalización del aborto provocaron todo tipo de debates. Debates en los que incide (o de los que se aprovecha) esta película; una nueva versión del mito de Frankenstein, en el que esta vez el monstruo es tan inteligente como seductor. Una Barbara Carrera que logra su primer papel importante, años antes de alcanzar su mayor cota de fama como chica Bond.

Todo lo contrario que Rock Hudson, que apuraba aquí uno de sus últimos papeles protagonistas en la gran pantalla, antes de convertirse en un habitual televisivo durante sus últimos años de carrera (y vida). En el reparto también nos encontramos a otra figura clásica, Diane Ladd, y un pequeño papel secundario de Roddy McDowall. Desgraciadamente, tanto nombre importante no se traduce en grandes actuaciones, aunque defender unos personajes tan planos tampoco les ofrecía una buena oportunidad de lucirse.

Y es que el guion es el peor de los problemas de la película. Empezando por un médico que lleva a cabo una investigación genética en el sótano de su casa, un perro amaestrado que oculta pruebas, bastantes diálogos absurdos, y un segundo acto excesivamente largo, en el que se insiste demasiado en el aprendizaje y las nuevas capacidades de Victoria. Tampoco ayuda que antes siquiera de aparecer este personaje ya nos avisen de lo que va a ocurrir con ella; ni los juicios morales dignos de un debate de primaria.

También falla Nelson a la hora de provocar el más mínimo terror o tensión en los momentos que la historia los necesitaba. Todo se desarrolla de forma precipitada, con unas elipsis excesivas, y unos (escasos) efectos especiales que resultan bastante pobres.