25 de febrero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

El planeta de los tiburones (2016)

Tiburones mal
El planeta de los tiburones

Título original: Planet of the Sharks
Año: 2016
Compañía: Syfy / Slightly Distorted Productions / The Asylum
Director: Mark Atkins
Guion: Mark Atkins y Marc Gottlieb
Reparto:
Brandon Auret (Dillon Barrick)
Stephanie Beran (Dra. Shayne Nichols)
Lindsay Sullivan (Dra. Roy Shaw)
Christia Visser (Dra. Caroline Munro)
John B Swart (Ideo Ishiro)

El planeta de los tiburones
Perseguidos

Sinopsis:
En un futuro cercano, los casquetes polares se han ido derritiendo, provocando la subida del nivel del mar, y que el 98% de la Tierra está ahora cubierta por agua. En este escenario, los humanos sobreviven a duras penas viviendo en pequeñas aldeas flotantes. Algunos científicos trabajan para revertir la situación, enviando un cohete a la ionosfera que cambie el clima y haga bajar las aguas.

Estos cambios en la naturaleza han provocado la proliferación de los grandes depredadores marinos, cada vez más comunes. Pero una vez que el plancton y las pequeñas especies desaparecen, los tiburones comienzan a buscar nuevas presas. Y lo hacen liderados por una hembra alpha capaz de comunicarse con todos ellos.

El planeta de los tiburones
Bailando la danza del tiburón

Comentario:
De una película con ese título, y que viene firmada por la productora the Asylum, uno no puede esperar gran cosa. Pero incluso por poco que esperes, es probable que salgas defraudado por el resultado. Esta vez los creadores de la saga Sharknado repiten con los tiburones, pero esta vez dentro de un mundo muy parecido al de Waterworld.

Todo con los componentes que, desgraciadamente, ya son marca de la casa: malos actores, peores CGIs, y guion con pinta de haberse escrito a la primera, tal y como salga. Aquí no hay ni cabida para el «es tan malo que es bueno». Aquí simplemente toca aburrirse y esperar que todo pase lo más rápido posible y tengamos suerte con alguna sorpresa (que nunca llegará).

Lo de los actores es una cosa espantosa, muy amateur. Hay excepciones que se salvan (como el protagonista masculino, el único personaje al que podríamos calificar como tal, el resto son gente soltando diálogo que podrían intercambiarse sin ningún problema). Ni siquiera que llamen a los personajes como grandes del género como D’Amato, Munro, Ishiro… ayuda a que le subamos la nota.

Para colmo, se intentan explicar más cosas de la cuenta en toda la pseudo-ciencia que aparece en la historia. Lo cual provoca tres problemas: que las explicaciones son ridículas; que uno se pregunta por qué nos explican otras cosas como que los tiburones de repente salten fuera del agua cual delfín; y que restan tiempo para que ocurra algo que no sea un auténtico tostón. Claro que, es probable que precisamente uno de los motivos de estos diálogos imposibles sea rellenar metraje sin tener que ¿gastar? más en CGIs.

Se aprecia que The Asylum hay intentando hacer un producto más serio de lo que acostumbra a ofrecernos, y la idea no era del todo mala; pero el resultado está muy lejos del aprobado, y para colmo sin la gracia de otras películas suyas que se toman menos en serio.