28 de noviembre de 2020

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

El carnaval de las almas (1962)

Un pequeño clásico que fue redescubierto mucho después de su estreno
El carnaval de las almas

Título original: Carnival of Souls
Año: 1962
Compañía: Harcourt Productions
Director: Herk Harvey
Guión: John Clifford
Reparto:
Candace Hilligoss (Mary Henry)
Frances Feist (Mrs. Thomas)
Sidney Berger (John Linden)
Art Ellison (Pastor)
Stan Levitt (Dr. Samuels)

El carnaval de las almas
Mary sobrevive al accidente

Sinopsis:
Mary viaja en un coche con sus amigas cuando otro grupo de jóvenes las retan a una carrera. La imprudencia acaba en tragedia cuando el coche de ellas se precipita por un puente, siendo Mary la única superviviente. Traumatizada, la joven decide dejar su localidad y trasladarse a Utah, donde ejercerá como organista de iglesia.

Pero cuando decide mudarse, comienza a aparecérsele en la carretera una siniestra figura de un hombre. Volverá a verle ya en su destino, una casa de huéspedes en su nueva localidad en la que es la única habitante junto a la amable Sra. Thomas, la casera, y otro desagradable inquilino, el Sr. Linden. Pero esa aparición es solamente el primero de los sucesos extraños que van a sucederse.

El carnaval de las almas
La aparición espectral (Herk Harvey)

Comentario:
El director Herk Harvey trabajaba en la productora Centron, de Kansas, Comenzó como actor en ellos, para acabar dirigiendo más de 400 films y cortos promocionales o educacionales. Una noche, volviendo de un rodaje en California, paró en Salt Lake City, donde encontró un parque de atracciones abandonado. Fascinado por el lugar, decidió que debía rodar allí su primer largometraje. Al volver a casa pidió a su compañero John Clifford que escribiese un guion en el que apareciese el lugar con la escena final. Menos de un mes después lo tenía en sus manos, y poco después se tomó tres semanas de vacaciones para rodar el que sería su primer largometraje de ficción, que resultó ser el único que realizó.

La película pasó sin pena ni gloria por los cines, donde se programaba en sesión doble con The Devil’s Messenger, un recopilatorio de una serie de terror sueca, con varias escenas nuevas grabadas con Lon Chaney Jr. La distribuidora americana, además, quebró poco después. Pero hubo un problema más, que a la postre supondría el éxito de la película: no se registraron sus derechos en Estados Unidos antes del estreno, cayendo la película en dominio público.

Esto provocó que en los 80, con la fiebre del vídeo, surgiesen diversas ediciones de la película, y se incluyese en cualquier colección o pack de películas de terror. Poco a poco la cinta se fue convirtiendo en una película de culto, hasta que en 1989, con una edición restaurada y registrada, para cuya presentación se reunió todo el equipo, terminó de llamar la atención de los medios.

Harvey (que aparece en la película como la aparición que atormenta regularmente a Mary) lograba así un merecido reconocimiento. La película es un buen ejercicio atmosférico, que brilla al provocar momentos de ensoñación, con una buena fotografía y un inquietante uso del órgano durante toda la película. Sin apenas efectos especiales logra una ambientación increíblemente fantasmagórica, casi expresionista, solamente empañada por varias de las actuaciones. Y, aunque el espectador moderno pueda ver hacia donde va la historia con toda claridad, en su día la premisa era totalmente rompedora. George A. Romero admitió que la película le influyó para realizar La noche de los muertos vivientes, aunque quizá guste más a un fan de los delirios lynchianos que a los de los zombies.