26 de septiembre de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Cielo rojo sangre (2021)

Vampiros en el avión
Cielo rojo sangre

Título original: Blood Red Sky
Año: 2021
País: Alemania / Estados Unidos
Director: Peter Thorwarth
Guion: Stefan Holtz y Peter Thorwarth
Reparto:
Peri Baumeister (Nadja)
Carl Anton Koch (Elias)
Kais Setti (Farid)
Alexander Scheer (Eightball)
Dominic Purcell (Berg)

Cielo rojo sangre
Nadja (Peri Baumeister)

Sinopsis:
Nadja es viuda, y viaja en avión junto a su hijo, Elias. En Nueva York la espera un doctor que podrá poner fin a la enfermedad de su sangre, que la obliga a tomar medicinas de forma constante. Pero cuando el vuelo despega, varios hombres eliminan a los miembros del cuerpo de seguridad, secuestrando el avión y anunciando que van a solicitar un rescate a cambio de las vidas de los pasajeros.

Elias intenta ocultarse de los secuestradores, pero cuando Nadja le sigue, uno de ellos le dispara varias veces. Farid, un joven al que Elias conoció en el aerouerto, se encarga desde ese momento de cuidarle. Lo que no sospechan los secuestradores es que Nadja no ha muerto, y oculta además un secreto con el que nadie más contaba, y que va a provocar un giro radical de la situación.

Cielo rojo sangre
Un vuelo accidentado

Comentario:
En 2021 Netflix se propuso estrenar al menos una película original cada semana, poniendo a trabajar a todas sus filiales nacionales. Una de las aportaciones alemanas fue esta cinta de acción, inicialmente titulada Transatlantic 473, que tuvo que retrasar su rodaje en el 2020 cuando uno de los extras de la cinta dio positivo en los análisis de COVID-19.

Lo mejor de la película es la idea. Reunir serpientes, zombies o vampiros (en esta ocasión) en un avión siempre nos ha dado ratos bastante divertidos. Y además en esta ocasión lo hacían mezclando los monstruos con un secuestro aéreo, ofreciendo ecos lejanos de La jungla de cristal. Una combinación que prometía bastante diversión, pero que nunca termina de despegar, y que termina convirtiéndose en un pasarratos, con más momentos tediosos que divertidos.

Y es que más allá de la idea original, el guion no ofrece prácticamente nada; la acción y la edición apenas alcanza niveles televisivos (de TV mala, se entiende), y las actuaciones llegan a clamar al cielo en algún momento. Mención especial para un Dominic Purcell que con su papel secundario parece firmar definitivamente su salida de la serie A. Solamente Peri Baumeister se esfuerza en mantener en pie su personaje, ayudada por una muy interesante caracterización vampírica.

Para colmo, solo hay algo peor que una película aburrida. Una película aburrida y larga. No hay absolutamente nada que justifique las dos hora de metraje de la cinta, que fácilmente podría haber renunciado a unos flashbacks que solamente sirven para lastrar aún más el ya de por sí poco decidido ritmo de la cinta, que se centra demasiado en la relación madre-hijo, y aunque cuenta con algunas sorpresas, no es capaz de despertarnos suficiente interés en ellas.