26 de febrero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Annabelle (2014)

Una muñeca fea, una película mala
Annabelle

Título original: Annabelle
Año: 2014
Compañía: New Line Cinema/ RatPac-Dune Entertainment/ Atomic Monster / The Safran Company / Evergreen Media Group
Director: John R. Leonetti
Guion: Gary Dauberman
Reparto:
Annabelle Wallis (Mia)
Ward Horton (John)
Tony Amendola (Padre Perez)
Alfre Woodard (Evelyn)
Brian Howe (Pete Higgins)

Annabelle
¿Quién quiere una muñeca tan fea en casa?

Sinopsis:
Mia y John esperan un bebé. Están preparando una habitación en casa, que están llenando de muñecas. Un día, John aparece con una vieja muñeca de porcelana, que añaden a la colección. Esa misma noche, unos asesinos asaltan la casa de al lado, matando a sus vecinos. Mientras llega la policía, los asaltantes entran en casa de Mia y John, pero los agentes se encargan de uno de ellos, mientras que su pareja acaba suicidándose en el cuarto del bebé, con la muñeca en brazos.

Desde ese momento, comienzan a suceder fenómenos paranormales en la casa. Por ello, y por los eventos sucedidos, la pareja termina por alquilar un apartamento al que mudarse con su niña, ya recién nacida. Pero los sucesos siguen ocurriendo allí, empezando porque la muñeca, que habían tirado, vuelve a aparecer en las cajas de la mudanza…

Annabelle
Buscando la sección de muñecas diabólicas

Comentario:
Vaya por delante en esta crítica que es uno especialmente fan de la saga de The Conjuring. Pero es que con películas como ésta no entiendo que nadie pueda serlo. El largometraje nacía como un spinoff de Expediente Warren, explorando más sobre una muñeca que aparecía en la película, y que se encuentra en el museo real de los Warren de carne y hueso. Lo justo para poder añadir el agradecido «basado en una historia real». Aunque aquí lo de real haya que entrecomillarlo, claro.

La muñeca protagoniza todos los clichés que ya hemos visto antes en otras películas de terror. Moverse de sitio, aparecer cuando había sido desechada… Pero lo que en otras películas era un recurso para subrayar un peligro mayor, aquí cobra un protagonismo que le viene grande a una simple muñeca que ni siquiera se mueve, por muy espantosa que sea. Sea lo que sea lo que desayune Chucky, Annabelle necesita una ración triple. Los protagonistas también se cargan de estereotipos y clichés, en actuaciones para nada destacables. Si una muñeca que ni se mueve te roba las escenas, es que estás ofreciendo muy poquito.

Leonetti, director de fotografía en los éxitos del esta vez productor James Wan, roba de aquí y allá, en… ¿homenajes? no, más bien copias de muchas películas de los 70s y 80s. De técnica no anda mal, pero alma muestra bien poca. Su dirección se contagia de la pasividad de su muñeca protagonista, y la película no consigue ni de lejos lograr el ambiente tenso del primer film del «Warrenverso».

El guion, más que malo, que también, es sencillamente vago. Hay escenas que se caen ellas solas. Es demasiado evidente que se trata únicamente de un apresurado sacacuartos con el que rentabilizar aún más la saga. Eso sí, lo consiguieron con creces. Con apenas 6 millones de presupuesto, más los de la promoción, la película acabó recaudando más de 250 millones en todo el mundo. Unos beneficios de esos que parece que sólo se veían en los mejores tiempos de Roger Corman.