26 de septiembre de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

The Night House: los efectos especiales

David Bruckner y David S. Goyer nos hablan sobre los CGI de la cinta.
The Night House

En la película The Night House, los realizadores querían que la audiencia tuviera la sensación de que algo estaba allí y no al mismo tiempo. Justo cuando Beth lucha con la ausencia de Owen, su mente comienza a jugarle una mala pasada. Hubo muchas discusiones sobre cómo representar esa «nada». El equipo denominó a esta entidad en el set como el «hombre del espacio negativo». El director David Bruckner concibió ilusiones ópticas en la cámara para utilizar eficazmente el espacio negativo.

El productor David S. Goyer dice: «Juegan con la noción que todos hemos experimentado en la que te despiertas en medio de la noche y crees que ves algo en medio de las sombras, y luego te das cuenta de que tus ojos te están engañando. Pero en esta película sucede lo contrario: lo que Beth pensó que era un truco es cada vez más real». El resultado es que estas sutiles manipulaciones hacen que la audiencia se sienta inestable e insegura de lo que está viendo, que es exactamente el estado mental al que Beth desciende.

Bruckner dice: “La inspiración se extrajo del arte de perspectiva forzada y una ilusión óptica popular como el Jarrón de Rubin. Construimos las instancias en el set, lo que requirió una planificación meticulosa, ya que la posición y el movimiento de la cámara tenían que ser precisos para que la ilusión se afianzara. Después se agregaron animaciones de personajes en efectos visuales».

El director Bruckner contrató a Patrick Horvath como técnico de efectos especiales. Pasó horas en el lugar y en el departamento de arte para crear el «Hombre del espacio negativo», una entidad, una amenaza sombría, una presencia que se podía sentir y tal vez ver si se miraba de la manera correcta.

El director de fotografía Christian dice: “Patrick fue un recurso invaluable cuando se trató de dar vida al“ Hombre del espacio negativo”. Descubrió los detalles específicos del espacio tridimensional necesario para que la gente sintiera la ilusión. Para la secuencia, David bloqueaba los movimientos del actor y la cámara de antemano, y luego Patrick calculaba cómo podría formarse la forma a lo largo de un eje 3D, jugando con la profundidad de las formas y usando una perspectiva forzada.

El editor David Marks agrega, “los efectos visuales se volvieron importantes en la animación del entorno para ayudar a darle vida. Queríamos crear los movimientos más sutiles posibles, por lo que sentimos la presencia de algo en la habitación sin que sea obvio. Era crucial que encontráramos el equilibrio de que la entidad fuera lo suficientemente perceptible pero no tan notoria como para que el espectador estuviera seguro de lo que veía».