16 de enero de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Diseñando el mundo de Saint Maud

Así se creó desde el vestuario a los efectos especiales de la película
Saint Maud
Saint Maud

Saint Maud es una película de terror psicológico, que toma influencias de las películas clásicas de los años 70, y en la que exploramos la relación entre una enfermera que oculta un secreto, Maud, y su nueva paciente, Amanda, una antigua bailarina que ahora vive aislada.

La sensible caracterización de la relación entre Maud y Amanda en Saint Maud tiene lugar principalmente en una casa. La combinación que hace la directora Rose Glass entre el diseño y efectos especiales convierten la película en una experiencia de terror psicológico. “Desde el principio tenía claro que la estética de la película iba a ser algo clave, y era importante poder meter a la audiencia dentro de la cabeza de Maud, no que existiese simplemente de forma superficial” dice Rose.

Rose tiene influencias del cine clásico de los años 70, así como de películas más modernas. “En realidad, nunca estuviste aquí de Lynne Ramsay se estrenó mientras escribía el guion, cuyo estilo sin duda me influyó”. Se puede apreciar también la influencia de Taxi Driver, que a su vez se fija en Diario de un cura rural. Visualmente también hay influencias de películas contemporáneas del director británico Peter Strickland, en particular de The Duke of Burgundy.

La película está rodada con una estética visual de los años 70, con matices que recuerdan al Art Deco que encontramos en las telas y texturas de la casa y ropa de Amanda. Son estos elementos lo que hacen que la película te transporte a otro universo. “El estilo y la estética nos ayudaron a contar la historia de Maud” comenta la productora Andrea, “así nos damos cuenta desde el principio que estamos en un mundo donde todo es un poco raro”.

Saint Maud
Saint Maud

Para rodar las escenas de la casa de Amanda encontraron una enorme propiedad eduardiana en Highgate, Londres, donde las paredes de madera ayudaban a crear esa sensación claustrofóbica. Los exteriores se rodaron en las playas y trasnochadas salas recreativas de Scarborough.

“Siempre preparo un collage de ideas cuando voy a preparar un proyecto, y la verdad es que esta vez no cambió mucho desde la primera lectura de guion al rodaje” explica la diseñadora de producción Paulina Rzeszowska. “Buscaba alguna forma de crear un estilo atemporal, pero al mismo tiempo es una historia contemporánea, así que eso es lo que más nos costó resolver”. La elección de la casa de Highgate fue un elemento clave en el proceso de diseño. “Todo estaba relacionado con la localización. La habitación de Amanda era muy particular, con las paredes cubiertas de madera, así que tuvimos que aceptar lo que había y acostumbrarnos. Eso dictó cómo sería la gama de colores del resto de la casa. Me quedo con el papel de las paredes de esta habitación. Es un diseño moderno, pero tiene elementos Art Deco y colores fuertes. Para la sala de estar escogimos colores bastante oscuros, así los personajes pueden salir de las sombras”.

Ben Fordesman es el director de fotografía y trabajó estrechamente con el equipo de diseño. “Las sombras son muy importantes, en parte gracias al equipo de producción”. Creó esa atmósfera y estética usando lentes Canon K35 de los años 70, las mismas que usaron en Alien y Barry Lyndon. “Era muy importante crear un lenguaje visual intenso y estilizado, pero nunca efectista o que distrajese. Todo se va acentuando a medida que avanza la película y el estado mental de Maud empeora, aunque espero que no sea algo de lo que el espectador se de mucha cuenta. Conocía el trabajo de Ben en promos y anuncios, sabía que su mezcla de luz pictórica y sus destellos estilísticos era justo lo que la película necesitaba”.

Repulsión y Persona influyeron mucho a nivel de tonalidad. Rose tenía muchas referencias pegadas en las paredes de la oficina. Yo me fijé mucho en películas de 16mm como Carol, aunque creo que lo que hemos creado se ha convertido en algo completamente distinto, en el buen sentido de la palabra” añade Ben.

Saint Maud
Saint Maud

El equipo disfrutó mucho colaborando con el departamento de efectos especiales. Sorprendentemente, casi todos los momentos clave de Saint Maud están rodados de verdad, en vez de recurrir a los efectos visuales de post producción. La película cuenta también con varias escenas de riesgo, todas bajo la supervisión del experto Andy Bennett. “Eso creó una atmósfera creativa durante los rodajes, ya que estábamos rodeados de cables y actores secundarios en trampolines volando por toda la habitación” explica Andrea. “Todo esto contribuyen a crear un efecto de mundo real donde estás viendo objetos reales. Eso también significa que con suerte los espectadores no verán venir los sustos”. Todo esto hizo que el valor de producción de Saint Maud subiese, usando efectos visuales de forma muy selectiva y ninguna escena peligrosa compleja.

Los remolinos son un tema central a lo largo de la película y se le aparecen a Maud en diferentes momentos a medida que sus visiones se hacen más intensas. Algunas de estas escenas están hechas por ordenador, como las nubes creadas por Technicolor VFX, pero otras como la del bar las creó el especialista de decorados Baris Kareli. Crearon remolinos en los vasos trucando las mesas. Hicieron agujeros debajo para poner un motor y metieron hélices de avión de juguete dentro de los vasos para crear un remolino.

Uno de los momentos más intensos para los espectadores probablemente sea cuando un cuerpo cae en un momento inesperado. “En realidad lo añadimos al guion más tarde” comenta Andrea. “Rose lo escribió, y después de ver la reacción del equipo pensamos que era perfecto”. El renombrado artista de efectos especiales Kristyan Mallet creó una prótesis de torso entera, lleno de sangre y órganos, y hace una aparición estelar en un momento clave de la película.

Tina Kalivas es la diseñadora responsable de crear el vestuario que marca el contraste entre la forma de ser de Maud y de Amanda, como el decorado caftán y turbante que lleva la glamurosa bailarina aunque vaya en silla de ruedas. Su experiencia en moda, trabajando para diseñadores de la talla de Alexander McQueen, se hace destacar en las prendas cosidas a mano, como el uniforme de enfermera de Maud o el extravagante atuendo de fiesta de Amanda. “El diseño es contemporáneo, aunque también tiene toques sobrenaturales” comenta Tina. “El vestuario va desde elementos estructurados y conservadores a otros sueltos y fabulosos. Ha sido fascinante trabajar con personajes tan distintos”.

Saint Maud
Saint Maud

El trascendente final de Maud es uno de los momentos favoritos de Tina durante el rodaje. “El traje más bonito para mí es el del final de la película, cuando Maud adopta el rol de santa. Rose y yo cogimos una sábana y la enrollamos alrededor del maniquí, y Rose tuvo una revelación. Dijo que usaríamos eso y entonces yo lo cosí. Entonces nos inventamos una historia sobre cómo Maud lo confeccionó con imperdibles. Es uno de mis momentos favoritos, cuando estás en sintonía con un director y la historia y el diseño encajan a la perfección”.

La diseñadora de maquillaje y peluquería aportó otras referencias sobre su trabajo en la película. “Sin duda me inspiré en William Blake, y en Lucian Freud para Amanda en particular, ya que su tono de piel se ve perfecto en una luz sin color y tonos de grises. Me pareció precioso. William Blake está referenciado bastante en la película. Morfydd es como un William Blake más cálido, y su pelo es como las llamas. También me he fijado en imágenes religiosas de María, algunas bastante extremas. Algunos de los altares y estatuas representan mujeres muy historiadas, así que he cogido también un poco de eso”.

Jennifer Ehle disfrutó el ambiente colaborativo que se respiraba cuando Rose y el equipo de diseño definían su personaje. “Siempre es divertido crear a alguien, especialmente a alguien con tanto color como Amanda” dice Jennifer. “Me ha encantado trabajar con Tina y Jacquetta Levon. No creo haber trabajado con un director que se implique tanto en la forma en la que un personaje se presenta físicamente. Lo he disfrutado mucho. A los directores a veces les da miedo aventurarse en ese mundo, así que ha sido genial poder hacer un trabajo tan colaborativo”.

“Este trabajo ha sido como un regalo” confiesa Jacquetta. “Por un lado es gracias a que Rose es una fantástica directora y sabe lo que quiere. Pero también está abierta a propuestas, así que he podido ser más creativa que en otros trabajos en los que hay mucha gente pero con una visión diferente cada uno. Aquí todos sabíamos que Rose era la directora de orquesta y eso es genial. Creo que siempre ha tenido una respuesta porque es su primera película y ha pasado mucho tiempo pensando en ella. Sabía lo que ocurría en todo momento. Le tengo un gran respeto y he disfrutado mucho el proceso”.

Esta sensación de trabajo colaborativo la comparten otros jefes de departamento como Ben Fordesman. “Rose es una de las personas más trabajadoras que conozco. Es una visionaria con mucho talento, y una fuente constante de inspiración para todos. Me siento privilegiado de haber trabajado en su debut”.