9 de diciembre de 2021

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Ideando Un lugar tranquilo 2

La idea tras la secuela de Un lugar tranquilo
Un lugar tranquilo 2
Un lugar tranquilo 2

El corazón que late acelerado a causa de la creciente tensión de Un lugar tranquilo 2 no ha dejado de ser la experiencia humana que inspiró al director y guionista John Krasinski inicialmente: la vida familiar, y la forma en que aborda constantemente la ansiedad, la vulnerabilidad, la comunicación y la necesidad por estar cerca de tus seres queridos. Sin embargo, mientras que la chispa que dio origen a la primera película fueron los temores que la reciente paternidad provocaba en Krasinski, en esta ocasión, Krasinski se centra en la que tal vez sea la transición más desconcertante a la que se enfrentan los padres: el inevitable temor de ver cómo tus hijos se aventuran en un mundo peligroso, frecuentemente en conflicto, en el que puede pasar cualquier cosa y donde las motivaciones de los demás pueden ser indescifrables.

«Tenía una idea madurando en la mente sobre la promesa que como padres hacemos a nuestros hijos en el sentido de que mientras estén con nosotros podemos mantenerles seguros», dice Krasinski. «Es una promesa que todos los padres hacen; pero lamentablemente, es una promesa que, inevitablemente, en algún momento ha de romperse, cuando los padres tienen que dejar que sus hijos se adentren por su cuenta en el mundo. En eso consiste crecer y esa era la metáfora central que quería explorar. El padre de familia ya no está, y la familia ha llegado al final de la red de seguridad que ofrecía el camino de arena. Entonces, ¿qué ocurre cuando tienes que dar los primeros pasos hacia lo desconocido?»

Krasinski continúa: «Todos tenemos la esperanza de haber preparado bien a nuestros hijos para la vida, de modo que sean capaces de sobrevivir. Pero en el fondo, se espera mucho más, se espera que tus hijos se conviertan en algo especial, que se integren en la comunidad con los demás, y esas ideas también estaban en mi mente.»

De una forma muy similar a la de la primera película, Krasinski empezó a lanzarle sus primeras ideas a su esposa, la admirada estrella de Un lugar tranquilo, Emily Blunt, que consiguió un premio del Sindicato de Actores de Cine, entre otros galardones, por su emocionante interpretación de Evelyn Abbott. Y aunque Blunt se mostró claramente escéptica ante la idea de una secuela, no pudo evitar mostrarse interesada cuando vio el rumbo que adquiría el proyecto.

Un lugar tranquilo 2
Krasinsky, en el set con Blunt

«Emily no iba necesariamente a formar parte de la segunda», revela Krasinski. «Me había dicho, ‘Esta no la vas a hacer conmigo, así que no trates de convencerme’, pero después me preguntó, ‘Bueno, ¿en qué estás pensando?’ Y cuando se lo dije, me respondió ‘Voy a participar en la segunda, ¡y no se hable más!’ A los dos nos pareció que era una evolución natural de la primera.»

Tanto Krasinski como Blunt sintieron la presión de tener que estar a la altura de las expectativas que este mundo, que tanta importancia tenía para ellos, podía haber levantado entre el público. La situación era muy diferente de la de la primera película, que se creó sin vínculo alguno con el exterior, sin garantías de que el concepto de alto riesgo pudiese llegar a funcionar.

«La reacción del público a la primera película fue absolutamente abrumadora para nosotros», reflexiona Krasinski. «Yo nunca había hecho nada que fuese tan personal para mí, y que el público captase todo lo que yo decía sobre la familia, a la vez que disfrutaba del resto de la película, fue muy gratificante. Pero eso significaba que esta vez tenía que pensar en el público a cada paso que daba. No es que fuese a ceder y llegar a un compromiso para complacer a los espectadores. Es más bien que me sentía moralmente obligado a hacer una película que mereciese el nivel de respeto que ya nos habían otorgado. Quería que esta película fuese un agradecimiento a nuestro público por haber recorrido junto a nosotros este viaje íntimo, que ahora íbamos a proseguir en su honor.»

Krasinski admite que siempre se había preguntado qué cosas y qué personas había más allá del perímetro de la granja de los Abbott. «Siempre fui consciente de que al poner la imagen de incendios en la distancia en Un lugar tranquilo, estaba sugiriendo que había otros supervivientes. Pero nunca pensé que llegaría a tener la oportunidad de explorar quiénes eran esos supervivientes y de recrear el mundo en el que vivían. No obstante, en cuanto comencé, todo siguió un proceso natural.»

Un lugar tranquilo 2
Un lugar tranquilo 2

Uno de los principales elementos de reflexión era que la familia Abbott, en la Parte 2, estaba conmocionada por la súbita pérdida de Lee, interpretado por Krasinski. De todo lo que ha de quedarse sin decir en esta época de silencio, el pesar se convierte en uno de los elementos más poderosos, una corriente que fluye con intensidad bajo la búsqueda de verdadero refugio y subsistencia de la familia.

«Perder a uno de los protagonistas principales al final de la primera película era una forma verdaderamente interesante de comenzar la segunda», observa Krasinski. «Pensé mucho en la forma de abordar la influencia que Lee Abbot sigue teniendo en la familia. Simultáneamente, estaba claro que los Abbott no iban a tener tiempo para asumir su pérdida. Tenían que actuar primero y reflexionar después. Para mí, eso era algo muy parecido a ciertas situaciones de la vida real. Durante mis experiencias personales en el ejército, los soldados siempre decían que en medio de la acción raramente pensabas en cosas como tu familia. Cuando por fin llegaba el silencio, en los momentos de respiro en medio de la locura, era cuando todos los temores y las pérdidas golpeaban de verdad. Así que los Abbott tienen poco tiempo o espacio para el pesar, y sin embargo, yo quería que los personajes abordasen sutilmente, en breves pinceladas, la pérdida de Lee, cada uno a su manera.»

Aunque el recuerdo de Lee mantiene a los Abbott anclados al pasado, también están avanzando hacia un nuevo concepto que entra en juego en Un lugar tranquilo 2: la comunidad. Es algo que ha estado muy presente en las obras de Krasinski últimamente, y parece que se integra de manera innata en el hilo de la narración.

«La idea de cómo tratar con una comunidad fracturada se convierte en uno de los principales temas de esta película», dice Krasinski. «En situaciones angustiosas y difíciles, como las que se dan en el mundo de los Abbott, frecuentemente desaparece el deseo de relacionarse con otras personas, y los contactos personales pasan a estar basados en el temor. Sin embargo, creo que los Abbott tienen la ventaja de que llevan mucho tiempo centrando su atención en mantener a salvo los sentimientos de amor, seguridad y apoyo. En cualquier momento difícil, existirá la tentación de comportarse de manera puramente individualista y egoísta, pero los Abbott siguen haciendo un esfuerzo para resistirse a esa tentación.»

Un lugar tranquilo 2
Un lugar tranquilo 2

Con una historia que pasa de ser la de una familia insular atrapada en su granja a centrarse en una epopeya más amplia, cuyos protagonistas buscan tanto una salida como una forma de avanzar, las aspiraciones irrenunciables del guión de Krasinski provocaron la euforia del equipo de cineastas integrado por los mismos profesionales que habían hecho realidad la primera película.

«A todos nos encantó la idea de que pueda pasar cualquier cosa después de que la familia abandone la granja», dice la productora ejecutiva Allyson Seeger. «Los Abbott deben lanzarse al mundo, con un bebé en una caja y una bombona de oxígeno… y aprender a sobrevivir.»

Una de las cosas más gratificantes para los cineastas cuando se estrenó en salas cinematográficas Un lugar tranquilo fue la forma en que el público se involucró en los dilemas de la familia Abbott, preguntándose «¿qué haría yo?» «Es uno de los motivos por los que la película despegó, porque el público se convirtió en participante activo», plantea el productor BradFuller. Era una experiencia colectiva, que se reforzaba, y así queremos que siga.»