26 de febrero de 2024

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

En el rodaje de Aparecidos

Estuvimos en el rodaje del largometraje de Paco Cabezas
Ruth Díaz grabando Aparecidos
Ruth Díaz grabando Aparecidos

El pasado 25 de Septiembre finalizó en Sevilla el rodaje del thriller Aparecidos (antes Noctámbula), dirigido por Paco Cabezas. Estuvimos con el equipo durante los últimos días de rodaje de la película.

Como ya deberías saber si eres lector habitual de este web, Aparecidos es un thriller de terror, en el que dos hermanos viajan a Argentina para desconectar la máquina que mantiene vivo a su padre. Allí, investigando sobre su pasado familiar, descubren un diario en el que se relatan crímenes de la dictadura militar de General Videla en los 70. Esa noche, los sucesos ocurridos 20 años antes comienzan a repetirse, y los dos hermanos tendrán que intentar salvar a unas personas que no saben sin son reales, o el reflejo de aquellos crímenes.

La película está escrita y dirigida por Paco Cabezas, autor del multipremiado cortometraje de acción y comedia Carne de Neón (protagonizado por Óscar Jaenada y Victoria Abril). Con Aparecidos da el salto al largometraje, en una coproducción hispanoargentina que encabeza Morena Films (que distribuye la película dentro de su sello Trauma, en el que ya incluyó la película Cargo), y en la que colaboran la productora catalana Oberón Cinematográfica, la argentina Pensa & Rocca y los sevillanos de Jaleo Films.

Javier Pereira rodando Aparecidos
Javier Pereira rodando una escena de Aparecidos

Tras dos meses de rodaje en Argentina, muy duros para el equipo, precisamente fue en Sevilla donde se rodaron las últimas escenas con los técnicos de Jaleo Films supliendo al equipo que se encargó del trabajo en Argentina.
El viernes 22 se rodó una escena de operación, con momentos escalofriantes, aprovechando un antiguo hospital militar de la capital andaluza que actualmente se encuentra en desuso. Cabezas y el resto del equipo tomaron el lugar, donde rodaron también el siguiente día una escena de reecuentro entre los personajes de Ruth Díaz y Javier Pereira.

La actriz de el Calentito y Para Entrar a Vivir demostró que no exageraban los que decían que lo daba todo en cada escena (aunque fuese un simple ensayo). Nos dice la gente del equipo que ha bordado su papel, y por lo poco que pudimos ver nos lo creemos.
Además, parece ser que la pareja de hermanos funciona bien en pantalla, y que la metódica Ruth se ha complementado bien con las espontaneidad de Javier Pereira, un actor en alza que está teniendo un año de lo más prolífico, habiendo estrenado ya Tu Vida en 65 Minutos, la Bicicleta y Días Azules.

Ese día de rodaje tuvimos la mala noticia de que Macarena Gómez, otra de las protagonistas de el Calentito y Para Entrar a Vivir, no podría realizar el cameo que tenía previsto para el último día de rodaje debido a una inoportuna lesión. Rápidamente hubo que buscar a una sustituta que cubriese el imprevisto, encontrándola entre los extras.

Ruth Díaz
Ruth Díaz preparándose

El domingo tocó una escena informativa en una chatarrería, antes de llegar al último día de rodaje. Le llegaba la hora a una escena muy peculiar, un homenaje a los slashers de los años 70 y 80, que aparecerá como «película dentro de la película». Se trataba de hacerlo lo peor posible, para que pareciese casi amateur. A un parque cercano a Sevilla se desplazó un equipo más reducido, en el que ya sólo Paco Cabezas y el director de fotografía Andreu Rebés (Beyond Reanimator, Krampack) eran los «supervivientes» del equipo técnico y artístico que había viajado a Argentina.

Tras preparar la escena, y bajo el ataque de centenares de hambrientos mosquitos, el propio Cabezas se enfundó un mono ensangrentado y una máscara de soldador y, motosierra en mano, persiguió a los dos actores a través del bosque, cual película de serie Z, en una escena que los protagonistas comentarán en la película tras verla en la televisión de un motel.

Fue un día de rodaje distendido, en el que uno de los actores, Dámaso Conde (Carne de Neón), señalaba la ironía de morir en escena en el mismo lugar donde su madre confesaba haberle concebido, o en el que Paco Cabezas no dejaba de señalarle entre risas a Andreu Rebés que lo hacía demasiado bien como para que la escena pareciese de bajo presupuesto. Contrastaba lo sangriento de la escena con la verdadera película, que se basa en un terror muy psicológico y de ambientación, además de que aquel día reinó la improvisación, una pequeña liberación tras meses de preparar concienzudamente cada plano.

Dámaso Conde
Dámaso y Elisa, reyes de la serie Z

Y con el final de la escena llegó el del rodaje. Ahora vendrán varios meses de post-producción, en los que habrá que introducir los efectos especiales, o montar el sonido en Suecia, en los mismos estudios donde se han mezclado otros films como Memento.

Así pues, nos queda esperar al estreno, que si nada lo retrasa podría llegarnos justo antes del Verano. Han sido varios meses de rodaje, y unos 2,7 millones de euros de presupuesto, además del trabajo del equipo, formado por profesionales argentinos muy reconocidos por sus trabajos (muchos de los cuales hemos visto en España).

Paco Cabezas nos confesaba: «Estoy muy contento con el aspecto técnico. Espero que mi trabajo haya estado a la altura, porque la dirección artística ha sido soberbia, y creo que es algo que se va a notar en la película.»
Nosotros, desde luego, no nos la pensábamos perder, y mucho menos después de haber podido ver las escenas de estos días. Aún es pronto para anunciar a un nuevo Balagueró, o para saber si la película tendrá la promoción acertada, pero de momento… pinta muy bien este Aparecidos.