26 de junio de 2022

CineFantastico.com

Cine de terror, fantasía y ciencia ficción

Arrástrame al Infierno: diseño de producción

Disñeñando decorados y vestuario de la película
Arrástrame al Infierno
Arrástrame al Infierno

El rodaje de Arrástrame al Infierno dio comienzo en Tarzana, California. Lo hizo en un antiguo banco, que fue decorado para convertirse en las oficinas bancarias donde trabaja la protagonista. El diseño de producción es obra de Steve Saklad, quien ya había trabajado con Sam Raimi en Spiderman 2 y Rápida y Mortal, además de en otros títulos como Los Reyes del Mambo o El Dragón Rojo.

La intención de Sakland era la de aumentar la carga dramática de las escenas. Así, escogió colores suaves para el banco, que luego se cubrirían con rojo sangre. Del mismo modos, la sala llena de objetos extraños donde se realiza una sesión de espiritismo se convierte en la puerta a otro mundo; el cementerio sevuelve claustrofóbico y de ambientación gótica… Para transmitir este terror y tensión a la hora de diseñar los decorados, se compaginaron decorados naturales y los creados en plató.
“Creamos los pasados de Rham Jas y Christine llenando sus casas con fotografías de familia y de momentos anteriores”, cuenta Steve Sakland. “El único error habría sido no conseguir el realismo suficiente. La historia debe transcurrir en un mundo real para que Sam pueda hacer lo que quiera con las secuencias de acción. Si el espectador cree que tiran a la protagonista contra una pared falsa, no funciona. Cuanto más real sea el entorno, más funciona el terror”.

Por ejemplo, el dormitorio de la protagonista o la mencionada sala de espiritismo fueron construidos en los platós de la 20th Century Fox. Allí todas las paredes eran correderas, y Sakland tuvo que ponerse de acuerdo el coordinador de especialistas, Randy Beckman, para asegurarse de que los decorados eran seguros a la hora de rodar en ellos.
Don Diers, decorador de Protegidos por su enemigo o Pesadilla en Elm Street fue quien llenó el decorado de la casa del vidente. La idea era que pareciese que llevaba tres décadas cerrada. Diers explica. “Arañamos los muebles con cepillos metálicos. Encontramos unos bancos de estilo marroquí y le pedí al tapicero que sacara parte del relleno de los cojines para que se hundieran. Usamos auténticas maravillas guardadas en los almacenes de atrezo”.

Arrástrame al Infierno
Arrástrame al Infierno

También la diseñadora de vestuario Isis Mussenden (Las Crónicas de Narnia) se ocupó de hacer el mundo de Arrástrame al Infierno más profundo, reflejando en la ropa el trasfondo de cada personaje.
“Christine empieza como una joven y ambiciosa apoderada de banco que intenta vestirse de forma conservadora, pero con mucho estilo”, explica Mussenden. “A medida que aumentan las amenazas del ente desconocido, su estado mental se deteriora, y la ropa que lleva lo refleja”.
Isis intentó que cada personaje tuviese su propio estilo, diferenciado de los demás. “Lo pasé muy bien escogiendo el vestuario de Dileep”, recuerda la diseñadora. “Queríamos dar la impresión de un joven contemporáneo en un mundo espiritual. Dileep tuvo una idea brillante: una colección de objetos simbólicos de todos los viajes de su personaje. Busqué y encontré pulseras y cuentas de Tibet, objetos de los indios hopi y de tribus de América del Sur. Cosimos estos símbolos en su ropa, y el resultado es fantástico, da mucho carácter al personaje”. Para ello compraron parte del vestuario en las tiendas, mientras que otras prendas fueron creadas y cosidas por el equipo de la película. Tal fue el caso también de la ropa de Lorna Raver.

Así, decorados y vestuario ayudaron a crear todo el ambiente en el que se desarrolla la historia de la película. El productor Grant Curtis comenta que: “Cuando entraba en un decorado y me fijaba en los detalles, me daba cuenta inmediatamente de que gracias al diseño de producción de Steve, a los decorados de Don y al atrezo de Ellen Freund, lo sobrenatural nunca estaba muy lejos de Christine. Siempre había algo que no era como debería, un cuadro extraño, un objeto que no encajaba…”.